sábado, 18 de mayo de 2019

El Viejo Camino de Santiago, aclaraciones.


Una nota aclaratoria sobre el Viejo Camino de Santiago, un compromiso adquirido personalmente con amigos vascos del Camino de Santiago. No tiene relación especial con el llamado Camino Olvidado, invención de hace unos pocos años, sino con mis propias averiguaciones.
Les cuento: el camino de los castillos.


Viniendo de Pamplona o de Bilbao por el Viejo Camino y al pasar por la llamada Puerta Gallega lo que primero que se observa es que los peregrinos caminaban bajo altos castillos medievales. El primero era el llamado Castillo de Aguilar (Aquilare) en un monte vigilando el paso tanto por el Valle de Sabero como por el de Yugueros. Hoy día se supone que fue levantado en tiempos del rey Alfonso III el Magno pero, personalmente, me parece que ya hubo fortificación en tiempos del reino de Los Suevos, ojalá algún puedan trabajar en sus ruinas.


Al pasar por Aviados lo harán bajo las ruinas del Castillo de Los Guzmanes, comenzado a levantar en tiempos del rey don Alfonso V, y por así decir “Casa Madre” de la todopoderosa familia de los Guzmanes; el más conocido Guzmán el Bueno, duque de Medina Sidonia y señor de la ciudad de Sevilla, pero mucho más poderoso fue otro Guzmán: don Enrique II el de Las Mercedes, rey que encabezó la singular y tan hispana familia real de Trastámara.


Un poco más atrás y más alto se encuentra La Llana de San Pedro, en este lugar se edificó y funcionó durante siglos un monasterio con el mismo nombre; al llegar la desamortización de Mendizábal fue abandonado totalmente y las gentes de los pueblos cercanos se llevaron las piedras del edificio para levantar sus casas. Pregunten en Aviados, en las casas más chulas, de dónde salieron las piedras.


Y aún nos queda otro castillo muy importante al llegar a La Robla: El Castillo de Alba. ¿Les suena de algo la Casa de Alba? Salen en el Hola y esas revistas; aquí está su origen, junto a una cantera de caliza pero vigilando tanto el paso por el Viejo Camino como por el de San Salvador desde su alta atalaya. 


El Valle de Alba se consideraba el final de la Puerta de Galicia, curioso nombre, ¿verdad?


Cada año que pasa resulta más incontestable que Puente Almuhey, (o Puente del Muhey) fue una encomienda de la orden de caballería de San Juan de Jerusalén, popularmente llamados los Caballeros Malteses.


Que en los valles de Las Arrimadas y Boñar tuvieron encomienda los caballeros de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalen, popularmente llamados los caballeros templarios.


Y que estas dos órdenes de caballería fueron sustituidas por los caballeros de la Orden de Santiago.
Seguro que este Camino de Santiago nos deparara más sorpresas.


En fin, que si yo fuera el conde Guisvaldo Braoliz, que levantó los castillos de Boñar y Omaña, y me contaran eso de que los peregrinos al llegar a la villa más guapa tenían que andar después escondidos por los montes, y pasar por gargantas como la del arroyo de Ciñera o desfiladeros como el de Los Calderones de Piedrasecha empezaría a cortar cabezas y me quedaría solo. 
Tan solo por que los que tuvieron semejante idea chalada son viejos amigos no he puesto aún una denuncia criminal en los juzgados, pero el día que a un peregrino le pase algo que se vayan preparando.
Les he estado avisando por años.

domingo, 5 de mayo de 2019

Con la chova: El Agua y Las Tres Coronas.



Con la chova: El Agua y Las Tres Coronas.

Sigo y seguiré insistiendo en la necesidad de beber agua a diario, una cantidad normal, la que te pida el cuerpo, pero exponiendo el líquido elemento a la luz solar, al menos por unos quince minutos.
¿No tiene por casa unas jarras y copas bonitas y coloreadas? Algún recuerdo de la abuela, como las que le muestro en la foto. Pues utilícelas para poner en ellas el agua que vaya a beber o para cocinar y en pocos días notará curiosas diferencias.
Lo primero que suele ocurrir, así me lo han comentado, es tener sabor a sal en la boca, pero tan solo los primeros días.
Después puede comenzar a notar cosas mucho más curiosas, y para explicarlo utilizaré conocidas imágenes religiosas, católicas.
Puede comenzar a notar Las Tres Coronas, o al menos una de ellas.


La primera de las coronas, similar a un plato de luz giratoria, se forma sobre la crisma, el lugar del cráneo donde se unen los huesos, y que es donde se hace una bendición especial, con oleo, en el Sacramento del Bautismo.
Sobre su crisma puede comenzar a notar presiones e incluso algún tipo de ruedecilla sigilosa que girara continuamente. Con los ojos cerrados puede comenzar a ver destellos o una especie de niebla luminosa, de una luz muy blanca, como si pasara por el interior de su cuerpo. Eso es bueno, somos seres luminosos y de luz estamos hechos, ya va siendo hora de tenerlo presente.


Le explico: la crisma es el punto de entrada y salida de energía e información del cuerpo humano. Hay como un tipo de ¿canal? Que atraviesa desde ese punto hasta los huesos sacro y cóccix, y el ano. Repito: entrada y ¡salida! De energía e información, es por ello que tenga usted mucho cuidado con andar manipulando la crisma. Una cosa es usar sombrero o gorra y otra hacer tonterías; igualmente no ande ni deje que le anden en su parte inferior, a ser el proctólogo, y mantenga bien limpio el asunto. No es broma. Usted es un ser de una complejidad asombrosa y durante las veinticuatro horas del día está moviendo energía e información, otra cosa es que hasta ahora no se hubiera dado cuenta.


La segunda corona aparece sobre la coronilla. Si llega a visualizarla observará que tiene tonos dorados y por ella entra y sale de modo constante una maravillosa luz dorada. La coronilla está conectada energéticamente con unas pequeñas glándulas que hay en lo más profundo del cerebro humano. 


Sus efectos primarios es que comenzará a notar sensaciones en su frente. El giro de la coronilla puede llegar a notarse en la frente, como si tuviese ahí un pequeño torbellino, no se asuste, es algo natural.


Pero lo corriente es que usted siempre haya notado en la frente algo que mi esposa, Aurora, denomina “la banda magnética” Como si tuviésemos puesto una banda o casco, invisible, y que apretase en esa zona, tan propicia a las jaquecas. El agua soleada, con su alta vibración, puede ayudarle a disipar esa zona ciega. Comenzará entonces a ver usted, con los ojos cerrados primero y después ya con ellos abiertos lo que yo denomino Fantasimente, a falta de término mejor.
Si la coronilla está limpia y actúa correctamente usted tendrá acceso al ¿Campo de la Mente Universal? O algo así. Para cualquier problema de relevancia en ese campo podrá encontrar respuesta, pues está formado por la contribución de las más prodigiosas mentes del universo. Cualquier cosa, repito: cualquier problema ahí encontrará la solución.
Pero, si, tiene un pero, solo funciona si usted requiere y actúa de modo comunitario. No es para resolver sus problemas personales, es para toda su comunidad. Ojo, que igual usted ignora cual es su auténtica comunidad; tenga cuidado pues, pues a las primeras de cambio y de querer utilizar de modo egoísta su coronilla ¡volverá a la banda magnética! Y la oscuridad, propia y de su comunidad.


La tercera de las coronas aparece y comenzará a sentirla en la parte posterior del hueso occipital. De nuevo insisto en que no sienta temor alguno, usted es así, y todos los seres humanos de este mundo. Esta corona también conecta un canal de energía que pasa por las glándulas interiores del cerebro y tiene su otra entrada-salida en el entrecejo. Ahí, donde tenemos que depilarnos los hombres auténticos.


En el entrecejo se suelen tener sensaciones desagradables e incluso fuertes punzadas, ello suele ser porque su corona posterior no anda bien, no está limpia o bien sincronizada, algo. Pues es una entrada y salida de información maravillosa, y esta ¡si! Esta es para su personal y único beneficio, para usted, ¡para ti campeón! Que después usted quiera venderla, regalarla o tirarla es cosa suya. Y el volver a tener migrañas y punzadas en la frente.


Espero serle de ayuda con estos sencillos consejos, y ya sabe beba agua. Es muy sana, pero el agua tiene que tener energía y vibración, no puede estar a oscuras, ¡al sol! Nuestro sol produce una maravillosa luz de color verde, un verde algo azulado, aunque nosotros lo veamos blanco; es por poderosas razones este asunto. La luz verde tiene gran cantidad de energía, una alta vibración, y puede por ello transmitir una gran cantidad de información. No hay magia alguna en el asunto; el sol y el planeta, usted y yo estamos hechos así, somos así, y tenemos que funcionar correctamente.
Ya va siendo hora.


El que sus Tres Coronas funcionen correctamente no es cuestión tener una u otra devoción, y mucho menos de ser hombre o mujer. Estamos todos, todos los seres humanos, hechos del mismo modo, todos tenemos corazón y todos las tres maravillosas Coronas. Es hora de darse cuenta. Adiós, adiós amigos...





miércoles, 24 de abril de 2019

Estatua dedicada al rey Alfonso Fernández, en la plaza de Santo Martino, León.


Ayer tuvo lugar la inauguración de una estatua dedicada al rey de León y Galicia don Alfonso Fernández. Se organizó un gran evento a tal fin en la plaza de Santo Martino, de la ciudad de León. Fue este don Alfonso el que consiguió reconquistar la Taifa de Badajoz y poner cerco a la ciudad de Sevilla, que a punto estuvo de caer en sus manos. Es por ello que el reino de León se extendió hasta el estrecho de Gibraltar, aunque las malas decisiones de su hijo Fernando y su nieto Alfonso hicieron que más de la mitad de la Taifa Extremeña, incluyendo El Algarve, pasaran de manos leonesas a portuguesas. Que para el caso son hermanos, ¡y qué más dará! Pues dio para docenas de guerras y batallas en siglos posteriores.
https://www.lanuevacronica.com/homenaje-al-rey-de-la-cuna-del-parlamentarismo


A partir de la fecha no solo los leoneses capitalinos sino que también turistas y peregrinos, pues el Camino de Santiago pasa justo por delante, tendrán la ocasión de disfrutar de esta estupenda escultura. A mí me parece estupenda, no es de la misma ocasión mi admirado Juan Pedro Aparicio, pero para gustos están hechos los colores, digo yo.
https://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/cid-toma-plaza-santo-martino_1330294.html

El estupendo escritor se queja de que esa escultura bien podría representar al Cid Campeador en vez de a un rey de León, pero no cae en la cuenta de que nombrar a don Alfonso Fernández como el noveno de los reyes leoneses es persistir en el error, cual castellano mal informado.


Fernández fue el Décimo de la cuenta de los reyes leoneses. ¿Y por qué semejante error? pensaran personas poco enteradas o peregrinos de otros lares, pues por que siguiendo los dictámenes de la Iglesia de Roma se borró de la lista a don Alfonso Pérez, alias El Batallador, reconquistador de la ciudad de Zaragoza con sus tropas leonesas, que por ello el escudo de esa ciudad luce un león bien rampante.
Como le anularon el matrimonio con doña Urraca los curas decidieron borrarle de la lista, y todos a comulgar con ruedas de molino. No se si sabrán, seguramente lo ignoran, es que a Fernández le anularon y excomulgaron en dos ocasiones, pero al ser padre del rey San Fernando le mantuvieron en la lista de los reyes hispanos.
La Historia de España que se enseña hoy día necesita un buen cepillado pues con pasar la mopa no basta y se sigue incurriendo en los mismos errores.


Pues rey Alfonso fue en verdad prolífico en conquistas, que se sepa al día de la fecha dejó en el mundo 18 hijos a mayores de su heredero don Fernando III. Los cuales conseguían agotar la paciencia de un rey tan santo más que las tropas sarracenas.


Los restos mortales de don Alfonso Fernández descansan junto a los de su padre don Fernando en la Catedral de Santiago de Compostela. Descanse en paz, pues en vida ¡cuánta guerra dio este hombre! como decían las abuelas.