domingo, 21 de noviembre de 2010

Un recuerdo para una hospitalera muy especial.

No puedo comenzar este blog sin recordar a mi gran amiga Marty, con la que compartí una experiencia inolvidable como hospitaleros en Nájera. Personas de inmenso corazón como el suyo hacen posible que el Camino de Santiago sea algo extraordinariamente especial en el mundo y el tiempo que vivimos. Va por tí, Marti, y tantos más que a poco a poco iran saliendo en estas pájinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario