domingo, 13 de marzo de 2011

Insondable

Cada vez más gente nos preguntamos qué nos está pasando, a nosotros, y al mundo en que vivimos. Buscamos respuestas con nuestros escasos medios y compartimos algo de lo que tenemos. En parte puede ser por causas exógenas, mayor actividad solar, la contaminación y el cambio climático global, o la energía oscura; no lo sé. Pero buena parte viene de nuestro interior intangible, que se revuelve al ver el mundo en el que vive y percibe. Una mejor comunicación e información con cada vez más personas del mundo entero remueve nuestras conciencias y nos saca del ensimismamiento interior y de la ignorancia exterior en que normalmente vivimos.
A mi modo de ver son necesarios dos cambios superpuestos y complementarios: una actitud más noble hacia los demás, que también son personas como nosotros, no importa donde vivan y cuales sean sus circunstancias personales. Política, economía, relaciones de todo tipo que irán cambiando rápida y constantemente durante años.
Y otro cambio, de tipo interior, al ir, cada uno de nosotros, comprendiendo que somos el ser humano. El mismo ser humano con 7.000 millones de rostros diferentes. Y esto resulta muy entretenido y nada aburrido ni deprimente. Cambiaran entonces, cultos y culturas, se renovaran, aparecerán otras; y tendremos un infinito respeto por toda muestra de espiritualidad, religiosidad, misticismo, y la cultura derivada de todo ello, tanto o más que si lo hubiera producido uno mismo.
Insondable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario