viernes, 22 de abril de 2011

Cuento de Navidad.


Cuento de navidad


 El Carnero encuentra al fin a La Madre, fuente de vida espiritual, oculta en la naturaleza y se esconde. Tiempo después lucirá con una luz como jamás se vio en este mundo.
El mundo del hombre y sus bestias se halla aún aprisionado entre las dos visiones divergentes de ver las cosas. Material y espiritual.
Al fin el hombre aprende a escribir y dejar constancia de sus obras y su manera de ser. Nacen las Sagradas Escrituras y los relatos heroicos.
La destrucción y la muerte gobiernan el destino de los hombres.
Tanto el Emperador como el hombre sencillo luchan contra su propia naturaleza material observado por las ranas. El mundo humano en construcción. Nace la primera civilización urbana.
La mujer comienza a ser respetada. En su mano derecha porta un ramo de frutos y en la izquierda el ramo de la vida.
Las civilizaciones se derrumban reducidas a montones de piedras y el pez aguarda un tiempo mejor. ¡No llores por el mundo perdido! Llegará otro mejor. Aguarda.
Pasado el Milenio vuelve el hombre a construir sobre las ruinas del mundo anterior.
Con calma el hombre medita y suma, en su balanza pesa las cosas y observa el porvenir. ¿Qué habrá que merezca la pena?
Un poderoso anticristo aparece en escena protegido por la serpiente. Todo está a su favor bajo su orla triunfal.
El nuevo emperador está agobiado por sus luchas internas y la presión exterior. Pero buscará la Verdad con todas sus fuerzas.
Y consigue, tras largo tiempo, gobernar su naturaleza animal, tan poderosa, y también las voluntades ajenas.
Llegado a su límite natural vierte sobre los demás hombres todo su ser y su saber; en la esperanza de alcanzar un mundo mejor y más humano.
Al fin, el hombre, despojado de todo lo superfluo y accesorio, reconvertido a la Verdad Suprema, trabaja y escribe; el mundo tumultuoso, lleno de ignorancia y vanidad no durará, pero él no puede ir más allá.
¡Feliz Navidad!

1 comentario:

  1. Holaa.. Yo no me he leído el libro aún, no sé que podría comentar!
    Gracias por pasarte por mi blog.. Un besito!

    ResponderEliminar