miércoles, 29 de junio de 2011

Una jornada fallida en San Sebastián.


Una mañana lluviosa que dediqué a dar paseos por San Sebastián, tanto por la parte nueva como por la vieja. Recordando nuestra luna de miel por sus calles y restaurantes.

A medio día aproveché para probar alguno de los famosos vinos y pinchos de Donosti.

Después de comer incluso aproveché para realizar alguna compra, pero una tremenda tromba de agua me pilló en plena calle y me caló hasta los huesos; resultado: al rato me encontraba indispuesto y no pude asistir a la presentación.
Lo siento mucho por los de la librería Elkar y por los asistentes; pero nada pude hacer. Cuando ya estaba en condiciones ya habían cerrado hacía rato y apenas pude tomar algo sólido antes de acostarme.
Preciosa está la ciudad y estupenda la librería pero hay ocasiones en casi todo parece salir mal. ¡Otra vez será!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario