domingo, 24 de julio de 2011

De regreso del II Encuentro Mundial de peregrinos en Villafranca del Bierzo, León.



Al fin, y después de muchas vueltas y revueltas pudimos asistir al Segundo Encuentro Mundial de peregrinos que se celebraba este fin de semana en Villafranca del Bierzo; León.







Llegamos el viernes por la tarde y, tras alojarnos en el parador nacional de turismo, fuimos a recoger las acreditaciones y conocer a los demás asistentes al encuentro. Por la noche cenamos en una terraza de la plaza mayor pero refrescó bastante y pronto estábamos de vuelta en el hotel y casi a punto de poner la calefacción.







La mañana del sábado, como tanto Aurora como yo estamos con el problema del espolón calcáneo, tendinitis, y no se qué, no pudimos acompañar en la excursión que se hizo entre Cacabelos y Villafranca parando en las Bodegas Luna Beberide.




Nos quitamos el posible resquemor tomando unos chatos en una conocida vinoteca de la localidad haciendo tiempo hasta la comida en el parador nacional.







El plato estrella de la comida fue, ¡cómo no! el botillo berciano acompañado de vino tinto Pago de Valdoneje joven 2010, y de postre leche frita con natillas. Una comida estupenda y un ambiente fenomenal que nos permitió charlar un montón y coger fuerzas para pasar la tarde.







En el teatro de Villafranca del Bierzo, a partir de las 5 de la tarde, comenzó la presentación de diversas ponencias y presentaciones de libros, siendo presentados e introducidos por la organizadora del evento Marialaya Burgos y la alcaldesa de Villafranca.
video

Uno tras otro los ponentes fueron exponiendo sus causas y sus libros, hasta casi las 10 de la noche.










Al concluir las ponencias diversas, muy interesante la charla de Jesús Jato, del albergue Ave Fénix de Villafranca, nos dirigimos al conocido restaurante La Charola para degustar una estupenda cena y seguir comentando cosas del Camino de Santiago, los peregrinos, los hospitaleros, y todo lo demás.










Terminamos a altas horas de la noche, incluso bailando bachatas, y nos tomamos alguna copita de más. Una reunión estupenda y un ambiente fenomenal. La pena es que el domingo por la mañana tuvimos que marchar pronto de vuelta a León y nos perdimos la misa en la iglesia de Santiago y el espectáculo medieval. Confiamos en poder asistir el año próximo al tercer encuentro mundial de peregrinos; se celebre donde sea.
Un saludo a todos los asistentes de parte de Aurora y mío propio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario