sábado, 21 de abril de 2012

De San Sebastian a Zarautz

La mañana del domingo no podía amanecer mejor. Tras una noche de llover incesante comenzaba a caminar con sol y una temperatura estupenda.

Aprovechando la fresquita mañana se sube bastante bien las duras rampas del Monte Igueldo.

Una paradita para sellar y beber un poco de agua que el peregrino José María Soroa siempre deja para los peregrinos que pasan por delante de su casa. En el barrio de Igueldo.


Después nos quedaba por delante unos cuantos kilómetros de monte arriba y abajo hasta llegar a la ermita de San Martín de Tours. De nuevo se puso a llover con todas las ganas y se agradece poder parar en algún sitio a cubierto.

Después de una buena bajada llegamos a Orio. Aquí paré un buen rato para comer algo y refrescarme. Y a ver si dejaba de llover.

 Había mercadillo en Orio pero no paré a visitarlo. Buscaba un sitio donde tomar algo caliente.


No hubo tanta suerte, asi que me tocó recorrer la ría de Orio bajo la lluvia para continuar camino hacia Zarautz.

Subiendo al Camping de Zarautz me calleron encima unas buenas granizadas pero me consolaba viendo los viñedos de chacoli. Alguno me tomaría al llegar al final de etapa.

Al llegar al camping estaba ya tan harto de tanta lluvia que me quedé en un albergue que tienen a disposición de los peregrinos. Hice bastante bien en parar allí. Fue dejar la mochila en la litera y calló una manta de agua impresionante. Así que me quedé allí, que se come bastante bien, y por la tarde, como abrió un poco el cielo, bajé tranquilamenente a conocer Zarautz.

Tarde de domingo paseando por la playa de Zarautz. Estaba fresquito por no decir frío debido al fuerte viento y la humedad reinante. Estuve tomando los txacolis prometidos por los bares y mesones de la zona playera hasta la hora de anochecer y volver al camping. Ningún otro peregrino paró en su albergue así que pasé la noche a solas. Menos ronquidos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario