lunes, 18 de junio de 2012

Romería a la Virgen del Camino con la Asociación Leonesa de Amigos del Camino

El domingo pasado, aprovechando que estaba por León, pude acompañar a los compañeros de Pulchra Leonina  en la romería por el año jubilar del Santuario de la Virgen del Camino.
Se celebran los 50 años de la bendición de la nueva basílica edificada en el pueblo del mismo nombre, auspiciada por don Pablo Díez.
Partimos a las diez y pico de la mañana de la plaza de San Marcos con la imagen de La Antigua, una copia de la que se guarda en la parroquia del Mercado, en la plaza del Grano, acompañados de pendones, gaiteros, y de todo. Eramos centenares de romeros y mas aún que se unirían por el camino.

Algunos peregrinos que coincidían es su partida de la ciudad se añadieron a la romería mariana y a los peregrinos de León.
Algunos mas que de peregrinación parece que quieren cambiar de casa. Yo que siempre voy buscando ir lo mas ligero posible al Camino y veo a esta gente me quedo apabullado.

En fin, que cruzamos el puente de San Marcos sobre el río Bernesga y marchamos hacia el barrio del Crucero para salir de León. Primero los Pendones del Reino de León y detrás los peregrinos en procesión.

Cualquier medio puede ser apropiado para ir de romería. Si antes se iba en carro de bueyes o en burro vieyo ¿porqué no en las nuevas equipaciones?
Que le digan algo a la señora; o a mí, que ando buscándole un motor para la bici y poder concluir el Camino del Norte antes de acabe el siglo.

Al pasar por Trobajo del Camino paramos para rezar la Salve a Nuestra Señora la Patrona del Reino de León.
Después continuamos para subir las cuestas de las bodegas a paso firme. El calor ya apretaba de lo lindo pero el ambiente era fenomenal.

Subimos las duras cuestas con donaire y mejor humor aún. Las mujeres se peleaban por llevar a cuestas la imagen de Nuestra Señora La Antigua. La cola para los relevos era tremenda.


Y por fin, a la entrada del Santuario de la Virgen del Camino nos pasaron el testigo a los de la Asociación. Un grupo de chavalas, ataviadas con traje de peregrino medieval, hicieron el último porteo hasta la zona de misa de campaña.

Delante nuestro se agolpaba un gentío impresionante y los pendones se humillaban formando un precioso pasillo al paso de la Virgen.


Nos quedaba la santa misa por celebrar para bien rematar la romería.
Los pendones expectantes nos observaban tras haber cumplido su hermosa función.

Aún nos quedaban unas palabras de despedida tras el oficio de nuestro presidente, Luis Perrino, para agradecer a cuantos nos habían ayudado a llevar a cabo tan singular iniciativa. Una peregrinación jubilar y única al Santuario de La Virgen del Camino.
Uno de los lugares señeros y principales del Camino Francés a Compostela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario