jueves, 30 de agosto de 2012

Exposición de calabazas jacobeas. León.

   Estuve visitando la preciosa exposición de calabazas jacobeas que Virgilio Fidalgo Fidalgo tiene en el edificio de correos, sito en la plaza de San Francisco. Mas allá de otras valoraciones sentimentales es un trabajo echo con primor y delicadeza extraordinarios.

Virgilio Fidalgo es un peregrino mas que veterano que ha recorrido media España por las muchas rutas del Camino de Santiago, y siempre con alguna de sus calabazas a cuestas; lo cual es motivo de innumerables anécdotas que a él le encanta relatar.
Pero cómo, de dónde, cual es el misterio de estas calabazas decoradas que rellena de vino sencillo y echas un trago y no lo cambias por un Vega Sicilia.

Casi una treintena de calabazas a la vista de los muchos clientes de correos que pasan a diario. El propio Virgilio muestra la exposición y enseña cómo ha llevado a cabo su trabajo.

Cada calabaza tiene un motivo jacobeo dedicado a un lugar del Camino de Santiago o el símbolo de alguna asociación jacobea.
No solamente es un motivo ornamental para colocar en una estantería si no también puede utilizarse perfectamente para rellenar de vino.

Virgilio me explicó cómo lleva a cabo el proceso de secado y vaciado de las calabazas para después, una vez listas para ser utilizadas, elegir un motivo de los muchos Caminos que ha realizado, y con mucha paciencia va decorando calabaza por calabaza.

Son ya muchos años y muchas las excursiones realizadas al lado de Virgilio Fidalgo como para poderle agradecerle de alguna manera los muchos tragos que me ha ofrecido de sus calabazas. Cuando llevas horas y horas caminando un trago del mas sencillo clarete de esas calabazas te sabe a gloria; y ahí está Virgilio con la calabaza para que no desfallezcas.

1 comentario:

  1. Enhorabuena a los mentores de esta exposición, pues creo que Virgilio y sus obras se lo tienen bien merecido y los profanos, poder disfrutarlas y conocerlas.
    Espero poder paladear, algún día, vino de una de esas calabazas, mientras me conformaré con la cantimplora.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar