domingo, 16 de diciembre de 2012

De Palas de Rei hasta Arzúa. Otra etapa del Camino de Santiago.


La etapa de Palas de Rei hasta Arzúa es larga pero entretenida. Salimos antes de amanecer bajo una lluvia pertinaz pero el bar que hay al lado del albergue estaba abierto y pudimos desayunar. Casi vente peregrinos reunidos en el único albergue abierto, repartidos en dos dormitorios, pero que dormimos bastante bien. Siempre hay gente que se levanta mucho antes de que amanezca y sale a caminar con linternas. Nunca le he encontrado sentido. Fastidian el sueño ajeno y después les encuentro tirados debajo de un árbol o sentados en un bar, y llego antes que ellos al siguiente albergue. ¡Cosas del Camino de Santiago!


Sales de Palas de Rei por un camino paralelo a la carretera hasta que entras al monte para subir a Caballal. Una zona muy bonita. Apenas había claridad y el paraguas no pudo impedir que la fina lluvia apareciera en las instantáneas.


Viene a continuación un tramo precioso pasando por San Xiao do Camiño y Pontecampaña. Tramos de corredoira entre los eucaliptos alfombrados de hojas muertas.


Una breve parada en el cruceiro de Casanova y continuamos caminando. La lluvia no era muy fuerte ni constante. El típico tiempo otoñal en Galicia. Temperatura cercana a los 10 grados centígrados y bastante humedad. Se camina con facilidad.

Para llegar hasta Leboreiro tendremos que caminar por una antigua calzada romana que todavía se conserva bastante bien. Pena de escasa luz para mi pequeña cámara.

Una pequeña parada obligada para fotografiar la ermita de Santa María de Leboreiro y seguimos la marcha.

Queda un tramo muy bonito antes de llegar al polígono industrial de Melide. Una pista asfaltada alfombrada de hojas muertas. La lluvia nos dio una tregua y subió un poco la sensación calurosa.

Para entrar en Furelos hay que pasar por el puente medieval sobre el río Furelos. No solo paró de llover, es que incluso salió el sol y quedó una mañana estupenda.

Sobre las 11 de la mañana ya estaba en Melide y esta vez paré en la popular pulpería Ezequiel. Estaban calentando potas y mazando pulpiños para los parroquianos. Para mi es bastante pronto las 11 para empezar con polbos y viño de Barrantes. Tomé un refresco y cargue la mochila con un par de latas por si no encontraba nada abierto de aquí en adelante. El polbo lo dejé para el día siguiente que hoy iba muy cargado.


Salí de Melide y aprovechando el buen tiempo tomé la pista hacia Santa María de Melide. Se agradece caminar lejano de carreteras y ruidos.

Para llegar a Raído hay que pasar un arrollo sobre un pontón de piedras. Coincidí con un peregrino gallego que venía en dirección contraria. Había salido de Ferrol y caminado a Compostela; como tenía tiempo libre ahora recorría el Camino Francés hacia Francia. Tras una breve charla y un par de fumarros nos despedimos con el  auténtico ¡Ultreya e Susseya!

Haciendo honor a su leyenda la parroquia de Santiago de Boente estaba abierta, aunque esta vez no estaba el párroco para charlar un rato. Aproveché para descansar un rato y beber una lata de refresco.
Aunque esté nublado y lloviendo la transpiración suele ser muy intensa; yo siempre insisto en que hay que hidratarse convenientemente. Ya me he encontrado a demasiada gente con la "pájara", como le llaman los ciclistas, por no parar a refrescarse de vez en cuando.


Unos cuantos kilómetros de cuesta arriba cuesta abajo nos llevan hasta el albergue de Ribadiso de Baixo. Estaba abierto, pero tampoco este año paré mas que para hacer alguna foto. Un lugar lleno de encanto donde situé uno de mis últimos cuentos del Camino de las luciérnagas. Las dos orillas del Río Iso.

Y poco después de las 15.00 ya estaba en el albergue público de Arzúa.  Me dio tiempo a ducharme, comer, tomar café, y cuando estaba con los chupitos empezaban a llegar los alemanes que ya estaban en pie a las 7 de la mañana.
¿Cómo lo hacen? Para mí es un misterio.
La tarde en Arzúa dió tiempo para bastante pues no me dejaron dormir la siesta unos españolitos pesaditos que tienen menos educación que los pelitos de mi culo. Hay gente que debe pensar que está sola en el mundo o que el resto de la humanidad está para servirles y tener que soportarles. Vencí mi intención de buscarme una pensión y la verdad es que por la noche estuvieron calladitos.
Seguramente el que mas ruido hizo fui yo, que pasé muy mala noche y no dormí apenas.

3 comentarios:

  1. muy bonito este tramo yo lo hice con mi club de montaña es precioso gracias por compartir tus experiencias con nosotros,lmis hijos hicieron el camino de santiago el año pasado y dicen que repetiran saludos

    ResponderEliminar
  2. Tan solo disponía de unos días de descanso que aproveché para volver por donde anduve el año pasado. Con todo lo que me digan sobre el turismo, yo agradezco que en estas fechas haya albergues y mesones abiertos donde pernoctar y alimentarse.Y esta es una de las pocas zonas donde puedes encontrar gente y algo abierto. Desde mediados de noviembre hasta Semana Santa hay pueblos enteros que se quedan vacios. Puedes andar horas y horas sin ver un alma.

    ResponderEliminar