viernes, 14 de diciembre de 2012

De Portomarín a Palas de Rei, en el Puente de la Inmaculada.

   Amaneció un día lluvioso y fresco. Bastante oscuro. Así que lo primero que hice fue buscar un bar abierto donde poder desayunar, pues apenas se veía nada. Sobre las 9 de la mañana ya comencé a caminar.
La bajada para cruzar el puente sobre el arroyo Torres y después el bonito camino subiendo al monte entre robles y castaños. Una vez que llegas a la fábrica de cerámica pasas a caminar por un andadero paralelo a la carretera. Un poquito de claridad ya me permitió hacer alguna foto gracias al paraguas.

Pasado Toxibo queda una buena tirada hasta llegar a Gonzar. Llevas caminando una hora y media y todos paramos a tomar algo y sellar la credencial. Aunque había salido el último de Portomarín pillé a casi todos desayunando en el bar Descanso del Peregrino.

Pasado Castromaior la cosa se pone interesante. Caminas por unos montes encantadores que el otoño embellece de manera sublime. Pena de que hubiera un poquito mas de luz. Llevaba una pequeña cámara de fotos Canon PowerShot A 2200 que hace fotos estupendas pero el objetivo no es todo lo luminoso que uno quisiera en estas situaciones. Pero puedo llevarla a resguardo en un bolso del cinturón de la mochila o de la camiseta y hacer fotos en cualquier momento. Admiro a los aficionados a la fotografía que hacen el Camino de Santiago cargando con un par de kilos de material fotográfico, cámara reflex, objetivos, filtros, etc. Pero desde que descubrí las pequeñitas digitales no cargo con mas peso.

Después pasamos por Hospital da Cruz. Una carretera empinada nos lleva hacia la Sierra de Ligonde. Iba caminando tras una peregrina inglesa muy andarina y con un ritmo de paso muy similar al mío.

Al fin llegamos a Vendas de Narón. Pero el bar estaba cerrado. Como tuve la previsión de comprar alguna lata de refresco en Gonzar pude parar un rato en el merendero que hay tras la ermita.

Entramos en tierras de A Ulloa camino de Airexe. Caminas por la carretera o por el andadero paralelo. A ratos paraba de llover e incluso salía el sol.

El Cruceiro de Lameiros sigue en pie; pero desgraciadamente también convertido en vertedero. Una pena todo esto.

Al pasar por Ligonde mis pasos me llevaron hasta la Fuente del Peregrino. Enseguida recordé la primera vez que pasé por aquí, en octubre del 99; entonces tenía agua y podías reponer líquidos.

Un poco mas adelante ya llegas a Airexe. Paré en un mesón abierto a refrescarme pues quieras o no sudas bastante. Un grupo de peregrinos catalanes se quedaron a comer en el mismo, pero yo preferí seguir andando y llegar cuanto antes a Palas de Rei.

Viene a continuación Lestedo, donde ya no paré mas que parar hacer unas fotos. Aprovechaba que había salido el sol pero el cielo amenazaba chubasco inminente.

Iba caminando a la par que la peregrina inglesa, de pocas palabras, y me encontré de nuevo al peregrino con burro. Saludé a mi amigo peregrino con mis mejores rebuznos; pues al menos éste sí que contestaba.

Sobre las tres de la tarde llegaba al albergue público de Palas de Rei. Apenas dejar la mochila bajé hasta el Mesón da Ulloa para conocer  personalmente a Joan Alcalá Sanchís, pues ya nos conocíamos por Internet.


Aunque estaba el hombre muy atareado sirviendo mesas tuvo un momento para hacerse una foto conmigo. Por la noche volví a su mesón para cenar opíparamente y nos hemos hecho muy amigos. Seguro que pronto volveré a Palas de Rei y comer en el Mesón da Ulloa.
Y gracias por el chupito.


Su facebook: https://www.facebook.com/joancamare?fref=ts

No hay comentarios:

Publicar un comentario