viernes, 29 de marzo de 2013

La ciudad de Córdoba y el Camino Mozárabe a Santiago.

Aprovechando unos días de descanso y que Aurora estaba de vacaciones fuimos a pasar unos días a Andalucía. Después de hacer muchos planes de viajes y recorridos alternativos nos quedamos toda la semana en la ciudad de Córdoba, que nos pareció encantadora.
Os paso unas cuantas fotos para que os hagáis una idea si no conocéis la cuidad.

Os mostraré Córdoba como la podría ver un peregrino que llegase desde Málaga o Granada siguiendo el Camino Mozárabe.
Para entrar en el casco antiguo hay que cruzar sobre el río Guadalquivir desde El Campo de la Verdad a la Judería por el Puente Romano. De frente tenemos la catedral de Córdoba.

A la entrada nos encontramos con la impresionante Puerta del Puente, mandada construir por Felipe II, y a la izquierda la altísima escultura llamada El triunfo de San Rafael, patrono de la ciudad.

En la primera de las esquinas ya nos encontraremos los azulejos que marcan el Camino Mozárabe a su paso por Córdoba; no hay pérdida. Se gira a la derecha y se sigue camino hacia la iglesia de Santiago Apóstol.
Camino Mozarabe

La iglesia de San Pedro. Es la parroquia principal del Barrio de la Exarquía; este nombre viene de la época bizantina. Durante la dominación mahometana se le llamó el Barrio de la Ajarquía.
Enfrente mismo está el local de Casa Galicia y la Asociación Cordobesa de Amigos del Camino de Santiago; en un primer piso, justo encima de un restaurante.
Asociación Cordobesa de Amigos del Camino de Santiago

Para sellar y el caminante tendrá que andar un poco más: hasta el colindante Barrio de Santiago Apóstol. Donde serán recibidos por el cura párroco que ya les indicará como proceder en esta gran ciudad.

Nosotros fuimos a conocer la iglesia Basílica Menor de San Pedro una tarde que llovía a cántaros y aprovechamos para conocer además algo de la Semana Santa Cordobesa que estaba a punto de comenzar.

Es un templo de buen tamaño que impresiona incluso a esas horas nocturnas. En él se conservan los restos de los Santos Mártires Cordobeses en una impresionante urna.
Es una de las 14 iglesias que mandó levantar el rey Fernando III el Santo tras la reconquista de Córdoba.

Tuvimos la gran suerte de poder charlar con uno de los directivos de la Hermandad de la Misericordia que estaban preparando los pasos para la Semana Santa. Al Cristo de la Misericordia no le pude fotografiar pero si me permitieron hacer alguna foto de La Señora de las Lágrimas en su Desamparo. Impresionante y bellísima.
El paso es muy bonito y nos comentaron muchos detalles que al turista se le pasan por alto al no conocer la religiosidad propia de la ciudad o del Catolicismo. Además nos mostraron el templo y sus capillas y nos abrieron los ojos a la inmensa historia de la ciudad de Córdoba.
Los primeros tiempos romanos, su cristianización, las luchas de bizantinos y visigodos por su posesión, la larga etapa de dominación mahometana, la reconquista por el rey San Fernando, el Milagro de San Rafael, y muchas, muchas, cosas más.

En frente de San Pedro, en ese balcón, se encuentra Casa Galicia y la sede de la Asociación Cordobesa. Como no paraba de llover tuvimos que refugiarnos en el bar hasta que paró un poco y pudimos seguir nuestra ronda nocturna cordobesa.

Para volver a La Judería, donde nos alojábamos, pasamos por delante de la escultura dedicada al escultor cordobés Juan de Mena Velasco.

Pasear de noche por Córdoba es toda una experiencia; vas de sorpresa en sorpresa. Cualquier casa tiene algo que te deja estupefacto.


Una capilla en plena calle dedicada al ángel San Rafael. Y una vela siempre luciendo, una oración callada e imperfecta.
Nos vamos a la cama que hay que aprovechar las horas de luz.


¿Qué se puede escribir de Córdoba que no esté ya escrito cien veces? El esplendor de su catedral magnífica  construida sobre un mezquita mahometana, que a su vez habían levantado sobre una basilica ortodoxa bizantina, que a su vez habían levantado sobre un templo romano, que a su vez...
En fin, trabajo para los arqueólogos. La historia inmensa de la vieja Hispania.

Abandonaremos las discusiones peregrinas y nos lo tomaremos con amorosa paciencia, tal como haría la Madre Teresa de Calcuta, y callejearemos por Córdoba de milagro en milagro y de misterio en misterio.
Como soy leonés, y leoneses y cordobeses estuvieron durante siglos a la greña debido a cuestiones culturales y religiosas, vaya por delante mi rendido amor por una maravillosa ciudad; y si alguno de mis antepasados caso un daño indebido a los suyos pido perdón en su nombre.
Que ya no son tiempos ni hay excusas para que los españoles andemos a palos; mejor será que usemos la cabeza para pensar y no para ponerse el casco de guerra.

Una curiosidad que encontré en la Casa Andalusí, entre cientos, este globo terráqueo construido sobre la base de los mapas que utilizaban los mahometanos en el siglo XIII.
http://www.lacasaandalusi.com/
Muestra su visión del Mediterráneo tal y como lo conocían en aquellos tiempos.
Mirando de cerca la península observamos que la parte sur siguen llamándola Al Andalus; aunque eran ya los tiempos de los reinos de Taifas. Al oriente destaca la marca de la Corona de Aragón y al occidente las Tierras de San Salvador.

Si miramos de cerca la imagen que representa los pueblos cristianos del Norte de España veremos una pequeña imagen, vestida de blanco, que recibe la imagen de un templo de manos de un personaje que simboliza a Jesucristo, San Salvador.
Vestido con un traje blanco y bordes rojos, bonete rojo, y una gran flor de lis en sus brazos.

 Me recuerda una curiosa escultura que hay en la capilla del ciprés, la Capilla de San Salvador, de Samos, en el Camino Francés, y que fue construída por mozárabes huidos de la ciudad de Córdoba a finales del siglo IX. Solo le falta el bonete rojo a la imagen de San Salvador.
Con esta sencilla imagen representaban en aquellos siglos las tierras del Reino de León. Las tierras de San Salvador.


También estuvimos visitando la Casa de Sefarad; para hacernos una idea de como era una casa mas o menos típica de los judíos españoles.
http://www.casadesefarad.es/
Los judíos ocuparon el barrio de la catedral por donación del rey Fernando III de Castilla y León; y durante siglos vivieron y prosperaron bastante bien hasta que comenzaron las persecuciones y posterior expulsión durante el reinado de Isabel y Fernando.
Incluso estuvimos comiendo un menú sefardita en un restaurante cercano, que a mí especialmente me encantó.

Otro templo muy interesante que pasamos a visitar fue el de San Francisco y San Eulogio, subiendo hacia la plaza de la Corredera.
 En la placita del Compás de San Francisco y entramos a verla.

Es otro de los catorce templos mandados levantar por Fernando III el Santo en la ciudad.  Dos cofradías se encargan de preparar las imágenes para procesionar en Semana Santa, la de La Oración en el huerto y la de La Caridad.
Impresionante la imagen de la Virgen de la Candelaria y la del Cristo que hay tras el altar.

También visitamos la iglesia de San Pablo que se encuentra en frente mismo del ayuntamiento.

Y la iglesia de San Miguel, en la plaza del mismo nombre.



El jueves por la noche tuvimos la suerte de que no llovía y pudimos contemplar la procesión de los estudiantes de Córdoba. Es sacada a hombros por la Hermandad Universitaria de Córdoba.
http://hermandaduniversitaria.wordpress.com/
La imagen del Cristo a la entrada en la catedral. Todo el patio estaba lleno de gente y no era fácil conseguir una foto clara. El Cristo está inspirado en la imagen de la Santa Sindone que se conserva en la catedral de Turín.
Es impresionante; te machaca al instante el ver hasta dónde puede llegar la inquina humana con un desvalido y pobre hombre.


En este corto vídeo podéis ver la entrada de la imagen de Nuestra Señora de la Presentación en el patio de los naranjos de la catedral. Lucía dos fanales correspondiendo a San Juan de Avila y Santa Hildegarda de Bingen, los dos últimos santos cristianos.
Espectacular el modo en que llevaron la procesión los universitarios. Al entrar en el patio, supongo que sería el abad de la cofradía soltó un ¡¡Chissst!! y se cayó todo el mundo. Hubo segundos que se podía oír la caída de una hoja al suelo.
Con muchos años y muchas procesiones a cuestas me quito el sombrero ante el celo y la seriedad con que procesionan los estudiantes cordobeses.


Desde la ventana del hotel pudimos continuar viendo el paso de la procesión alrededor de la mezquita. Fue algo que recordaré mucho tiempo.
La calle estaba llena de chavales en lo que parecía el típico botellón de fin de semana; fue aparecer el primer cofrade por la puerta de la catedral y al instante siguiente no se oía ni un suspiro. Impresionante.

Tanto a Aurora como a mí nos encantó Córdoba y los cordobeses, gente amable como pocas. Espero que algún día podamos volver.

1 comentario:

  1. I am curious to find out what blog platform you're utilizing? I'm
    having some minor security problems with my latest blog and I'd like to find something more risk-free. Do you have any solutions?
    See this: tak, http://Blog.Covaceq.org/?p=2173

    ResponderEliminar