jueves, 28 de marzo de 2013

Telescopios. Como montar tu propio observatorio astronómico.

En tiempos de penuria es bueno utilizar la imaginación; ya aparecerá la utilidad por algún lado.
Me interesa la astronomía desde que era un niño y siempre soñé con tener mi propio telescopio; como sigue sin estar a mi alcance presupuestario me pregunto si alguno de los lectores de Camino de las luciérnagas conoce el tema y tiene uno propio.
 No tiene por qué ser como el de la foto.

Existen tres tipos básicos de telescopios: refractores, reflectores, y catadióptricos.
Cada uno tiene unas características especiales y nos dará una imagen celeste muy diferenciada.
El telescopio reflector es que da las mejores imagenes si se quiere hacer fotos de las estrellas pero necesita un equipo añadido estupendo para lograr estabilidad; se pueden obtener resultados similares utilizando telescopios refractores que son mucho mas estables.


Los telescopios catadióptricos unen las cualidades de los dos anteriores, pero su precio se dispara con el tamaño de su óptica.

En la mayor parte de las ciudades españolas existen unas estupendas Asociaciones Astronómicas que pueden iniciarte rápidamente en el maravilloso mundo de la astronomía.
http://www.astroleon.org/inicio

Pero vayamos adelante con nuestro propio y prodigioso observatorio astronómico.
Sin mayores preocupaciones de conseguir un espacio libre de contaminación lumínica y los cada vez mayores niveles de humedad atmosférica, debido al Cambio Climático, que estropearían nuestras observaciones nocturnas.
Las cosas están como están.
En plan ¡me ha tocado la lotería! ¿Qué montaríamos en nuestro observatorio particular? ¿Qué sería lo prioritario?


Mi idea sería intentar montar un buen telescopio catadióptrico, de al menos unos 280 mm. de ocular. Vamos, un cañón.


Como la fantasía no tiene límite presupuestario nos apañaríamos también con un buen telescopio reflector de 150 mm. de diámetro, como mínimo, y una buena distancia focal ( un metro sería lo mínimo, pero no vamos a cargar con el telescopio a cuestas como si fuera un lanza granadas) y también, por qué no, con  un estupendo telescopio refractor, para comparar tomas o para organizar búsquedas selectivas.
Recordaremos que las imágenes obtenidas por cada equipo varían y cada uno de los tres lo podríamos utilizar para diferentes trabajos.


Hoy día, y si se tiene suficiente salud monetaria, se pueden adquirir (eso sí, bien aconsejados por estupendos  aficionados a la astronomía) telescopios que incorporan sistemas de navegación informática. Tú quieres observar la nebulosa de Orión, lo buscas en el programa y el ordenador te enfoca el telescopio directamente a esa nebulosa. Y también hay estupendas ópticas para conectar tu cámara de fotos al telescopio y hacer tus propias fotos molonas de Júpiter, por ejemplo.
Tal vez descubras un nuevo cometa o un meteorito que amenace la vida de este planeta. Cosas de ese tipo. Tus propias tomas guardadas en tu computador para montar un buen archivo con las carpetas de las observaciones nocturnas bien ordenadas; y muchas cosas más. Después podrías comparar con lo que tienen otras personas a través de las asociaciones astronómicas o revistas de astronomía.
revista espacio

¿Qué os parece la idea? La astronomía es una ciencia al alcance de todos; siempre se está descubriendo cosas nuevas, hay nuevos equipos y nuevos inventos. Siempre estarás aprendiendo cosas nuevas y conocerás gente estupenda e interesante.

Y siempre nos quedará la opción de acudir al observatorio astronómico de nuestra ciudad para que nos muestren las muchas cosas nuevas que van encontrando cada día.
En la foto el observatorio Pedro Duque de la ciudad de León.

Yo siempre recodaré con especial agrado las tardes, y sábados, y domingos, pasadas con el profesor Pérez Gómez (era un hueso con las mates pero un genio de la astronomía) en el observatorio del Instituto Padre Isla. Lo montaron en aquellos años cuando estudiaba bachillerato y descubrí una fascinante ciencia que siempre ha agrandado mi visión de la vida y las demás cosas.

El universo se expande a cada instante, todo cambia y se renueva, cada día mueren millones de estrellas y aún mas millones nacen con los restos de las anteriores. ¿Qué hacemos con tanto mirarnos la pelusilla del ombligo? ¿A donde vamos con tanta discusión estéril? Tanto bramido en las redes sociales.
Mirar ahí fuera; quizá descubráis la materia oscura (eso sí que está caliente) Buscar los límites del universo.
¡Y traspasarlos!

El universo conocido tan solo nos muestra un escaso 5%, o menos, mostrando millones de galaxias hacia cualquier lugar que miremos.
Se calcula que hay un 25% de Materia Oscura, muy caliente e invisible a nuestros equipos que en los próximos miles de millones de años se irá enfriando para aportar más materia que forme mas millones y millones de galaxias; con sus miles de millones de estrellas y mundos sin fin.
Y sigue habiendo el enigma extraordinario de la llamada Energía Oscura que sigue y seguirá inflando la burbuja durante un tiempo indeterminado.
Mirar al cielo de vez en cuando.

2 comentarios:

  1. Qué envidia! Me gustaría tener espacio en casa para poder montar mi propio observatorio astronómico... De momento tengo que comprarme un telescopio nuevo porque el que tengo es muy viejo y mediocre. Había pensado en un Celestron: es buena marca, ¿verdad? Además vi una oferta en Discoverydream (una tienda online) donde por la compra del telescopio te regalan un libro de astronomía o un filtro lunar! :D
    Alba

    ResponderEliminar
  2. Celestron es una de las marcas mas conocidas y fáciles de adquirir hoy día. Tiene aparatos, a partir de los 400 euros, realmente estupendos. Simplemente busca uno que se adapte a tus verdaderas necesidades. En realidad puse esta entrada por que estoy escribiendo una novela y los telescopios intervienen en la trama así que tuve que rastrear un poco por internet para saber como anda la cosa hoy día. Me gusta la astronomía desde niño.

    ResponderEliminar