martes, 7 de mayo de 2013

Microcuento

Estaba muerto y era el único en no darse cuenta. Amaba demasiado la vida.
Fin.

Dedicado a don Antonio Pereira, gran cuentísta y maestro de escritores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario