viernes, 6 de septiembre de 2013

De Villaviciosa a Gijón. Camino de la Costa. Asturias.

La noche fue lluviosa pero amaneció un día estupendo. Muy luminoso y con una temperatura muy agradable. Tras desayunar en una cafetería me puse a caminar. Serían las 08.15 y apetecía andar por el campo. Sales de Villaviciosa por una larga calle en dirección a Amandi.

Hay que llegarse hasta la iglesia de San Juan de Amandi; en este punto el Camino de Santiago se une al Camino de Covadonga que viene desde Gijón. Desde este punto coincidirán las señales en dirección a Compostela con las contrarias que indican a Covadonga.

En la aldea de Casquita se encuentra la división de Caminos; de frente hacia Gijón y a la izquierda hacia Oviedo. Aquí tuve que abandonar a unos peregrinos catalanes con los que había ido coincidiendo varios días aunque cada uno durmiera en un sitio diferente.
Se nota la gente que hace el Camino por sus propios medios, sin coches de apoyo, furgonetas que te llevan la mochila, y todas esas cosas que hay en el Camino Francés.
Marché con un compañero madrileño hacia Niévares.


Pasando Niévares comienza la fuerte subida al Alto de la Cruz; un duro collado que te hace subir hasta los 400 y pico metros de altitud desde los 15 que estabas en Villaviciosa. Atrás dejamos la zona de Villaviciosa, Colunga, la Sierra del Sueve. Nos vamos para Gijón.


En hora y media, desde que comenzamos a subir, estábamos parando a descansar en Casa Pepito, en la aldea de Peón; estaba cerrado pero pudimos comer algo a la sombra con una pareja de alemanes. Es una subida fuerte al Alto La Cruz y la bajada por el estilo; en ocasiones dejas la carretera y te vas por caleyas, senderos, por el monte para evitar el tráfico rodado, lo cual es muy de agradecer.
Aún queda otra fuerte subida antes de ver la bajada a Gijón.


Ahora hay que subir desde los 15 hasta los 240 metros de altitud que tiene El Curbiello. Afortunadamente en el alto hay un bar y pude tomar una cerveza pues me había puesto de barro hasta las corvas. Hacía bastante calor y una humedad del 88% y este caminante sudaba como un caballo.
Pero ya ves Gijón y piensas: en una hora o poco más ya estoy abajo. No podía estar más equivocado.

La bajada hasta el Camping de Deva resultó ser mucho más dura y larga de lo que imaginaba. Pero encontré, de nuevo, a la pareja de alemanes que no habían parado en el bar-tienda de comestibles, y nos hicimos compañía hasta la puerta del Camping; se pasa por el barrio La Olla y el cementerio de Deva. Ellos se quedaron en el albergue del Camping pero a mi me esperaban en Gijón.



Desde el Camping de Deva hay que seguir por el Camino de Cabueñes pues la carretera no tiene arcenes y es muy peligrosa. Tienes por delante una hora larga para bordear las urbanizaciones de Cabueñes y llegarte hasta Somió.
Mi hermano Luis Javier me andaba buscando por la zona pues no sabía exactamente por dónde iba el Camino de Santiago hacia Somió. Afortunadamente me encontró y pudimos parar en la única sidrería que había abierta, era lunes por la mañana, y paramos a tomar una sidrina.


En el Restaurante La Fontaine abren los lunes por la mañana, y se come estupendamente. Que lo sepáis.
Pero queríamos comer en Gijón y continuamos caminando.



De Somió se continúa bajando hacia Gijón bordeando la Universidad Laboral, por la plaza de Villamanín, se pasa el río Piles y el campo de fútbol del Molinón para irnos hacia la Avenida de La Costa. Ya estamos en Gijón.
Mi hermano y mi sobrina me llevaron a comer a una sidrería, La Xuanina; donde tienen a disposición de los peregrinos zampones una interesante opción. La madreñina, esa preciosa madreña de cerámica se llena con entrecot, chuletas, churrasco, costillas, a un lado, gambas, chipirones, calamares, al otro, y en medio de todo. Y te lo sirven tal cual. Que te queda mucho Camino hasta Compostela y hay que recobrar fuerzas.

Pasé la tarde en compañía de mi familia y disfrutando de Gijón. Estaban preparando la fiesta de la sidra y alguna botella les dejaríamos para celebrarla.
Y prontito a dormir, que al día siguiente nos quedaba una interesante etapa que tenía muchas ganas de recorrer: Gijón-Avilés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario