martes, 26 de noviembre de 2013

Breve jornada en Compostela

Podría haber ido directamente de Ourense a Lugo ¿pero que viejo peregrino puede resistir la tentación de parar en Compostela?
Andamios en la catedral y manifestación de chinos en la plaza del Obradoiro. ¿De chinos? Al contraluz tan solo veía un montón de banderas chinas, ¿turistas rojos? y cuando me acerco a la rampa de la avenida de Raxoi descubro que son estudiantes de enseñanzas medias o universitarias.
¡Uff! Igualito que cuando yo estudiaba, hace más de 30 años, en Cataluña. Maoistas en Galicia 2013; a este paso vuelven los visigodos.
Y me fui a O Beiro a tomar un vino con Zapatones. Esto no tiene remedio.

No se han llevado las calles de Compostela, ni han bajado los precios de los chatos y el pulpiño. Qué se le va a hacer.

Aproveché las horas de luz para hacer alguna foto pues aunque hacia fresco el día era soleado. Y después de todo yo había parado en Compostela para cenar con un sobrino que se ha ido para allá de estudiante. Me aseguró que prefiere el punk al maoísmo, en fin, algo es algo. Después de todo yo había ido a rebuscar en librerías rastros de la más antigua cultura gallega.

Encontré una pequeña joya titulada Centón de leyendas y mitos de Galicia, obra estupenda de Francisco Pablos, editada por NIGRATREA. Un festín de leyendas gallegas o relacionadas con el Camino de Santiago; empiezas con A Santa Compaña y la Dama Selda, continúas con El Santo de Bonaval, Don Gaiferos, La cueva del rey Cintolo, San Barandán, San Ero (el que detuvo el tiempo escuchando a un pajarito) La máscara de hierro en Bayona la Real, Sarmiento de Gamboa el gran navegante, Pepa a Loba una forajida de leyenda, y así hasta llegar al "curro", el marcado y rapado de los caballos salvajes que andan sueltos por los montes.
En fin, una delicia para acompañar esas horas que pasas esperando un tren o un coche de línea.

Estoy un poco alejado del tema Camino de Santiago intentando aprovechar las horas libres para escribir nuevos cuentos, pero el caso es que vayas donde vayas en España por todas partes encuentras trazas y señales de tan impresionante suceso. Y siempre encuentro algo que me asombra.
Muchas gracias a todos por vuestras visitas y comentarios en el blog pues ya ha superado las 90.000 visitas y tiene 1.260 comentarios de todo tipo, aunque apenas le dedico la atención debida. Muchas gracias.

Esta es la disposición original del sepulcro del Apóstol tal y como lo encontraron los hombres del obispo Teodomiro, según datos de la Catedral de Santiago de Compostela. Un arca de mármol entre dos tumbas de ladrillo.
Las tumbas de ladrillo también fueron utilizadas por los suevos al cristianizarse, primero como arrianos y después como católicos. Pero parece ser que el sepulcro estaba en sus tiempos escondido o perdido y no se tiene noticias de que los suevos tuvieran noticia suya. Rendían culto a San Martín de Tours y a San Vicente Mártir pero no hay noción de que también lo hicieran a Santiago.
Los autores del sepulcro lo escondieron lo mejor que supieron (no fue encontrado hasta casi 700 años después) y tan solo dejaron una señal y signo de lo que allí había enterrado: los lirios. Un mosaico de lirios como pista segura de que eran cristianos.

Con este sencillo blog personal he intentado hacer una pequeña labor de divulgación de la gran cultura relacionada con lo que denominamos Camino de Santiago; algo sin lo cual el Cristianismo, Europa, y buena parte del mundo no habría llegado a ser tal y cómo lo conocemos, ni de lejos. Pero me temo haber fracasado completamente.
Para muestra un botón.
Entré en una tienda de recuerdos de Compostela para comprar una gorra con que cubrir mi calva reluciente, pues hacía una mañana bastante fresquilla. Elegí una gorrita con el símbolo del Trisquel en el frente que me pareció la más adecuada, y al ir a pagar la vendedora va y me dice que voy a llevar en la cabeza el símbolo de brujos y brujas, varios y variadas.
 ¿Qué? ¿Cómo? ¿Uh? Se me quedó la cabeza como un cubo de Rubbik. ¿A quien se le ha ocurrido semejante chorrada? ¿Qué pastillas está tomando?
El riveiro que había tomado me infundió el valor suficiente para intentar explicar a la encantadora vendedora que el trisquel, ha sido durante siglos y sigue siendo hasta la fecha el símbolo de La Santísima Trinidad Cristiana. Padre, Hijo y Espíritu Santo.
No digo yo que hace miles de años los celtas no utilizaran este símbolo en sus creencias ignoradas, pero desde el siglo III, que se fueron cristianizando, el trisquel adorna portadas, vidrieras, capillas, de templos y catedrales de medio mundo. El símbolo de la Trinidad.
Estamos apañados, y la marea de estupidez humana está alcanzando un nivel ignorado en la historia de la humanidad. Será cosa del CO2 y el cambio climático o algo similar porque yo no atino a comprender tanta majadería, y eso que me paso el día cavilando cuentos fantásticos.


Supongo que si hubiera comprado una gorra con el típico trébol irlandés me hubieran dicho que llevaba el símbolo de la bruja chanachina o el brujo churilerlin, o algo así. El trébol es un trisquel escondido, es el símbolo de la resistencia de los irlandeses católicos durante los siglos de ocupación anglicana británica. Como no les permitían mostrar signos de su confesión católica ponían un trébol.
Durante los siglos de ocupación arriana visigoda y más tarde de musulmana árabe los católicos españoles utilizaron el trisquel o el lirio para reconocerse entre sí pues eran considerados o herejes o politeístas por los poderosos ocupantes.

Por terminar con Compostela un detalle: en la foto se muestra la hebilla de un cinturón de un caballero suevo, recuperada de una tumba. La hebilla tendrá la friolera de 1.500 años y es de las primeras señales que se han encontrado de cuando el pueblo germánico suevo se convirtió al cristianismo. Esto es historia y lo demás charlatanería.

En el siguiente enlace podéis leer un interesante trabajo comparando el Tesoro del Carambolo, o de Tartessos, que se encuentra en el Museo Arqueológico de Sevilla con el Tesoro de Caldas de Reis que está en el Museo de Pontevedra. Ambos son de un tiempo entre 1.500 a 2.000 años antes de Cristo y nos hablan de gentes que se adornaban con joyas traídas desde Extremo Oriente; fenicios, cananeos, hititas, griegos, ya andaban por Hispania hace miles de años. Es una pena que de los pueblos bárbaros apenas queden restos y memoria histórica en nuestros días.
el-tesoro-de-el-carambolo
Pero constantemente se hacen nuevos descubrimientos y se ha de reescribir la historia. Las guerras y batallas entre los católicos suevos y los arrianos visigodos duraron más de 100 años, y resulta curioso que apenas destruir el reino suevo Recaredo se convirtió al catolicismo. ¿Tanta muerte y destrucción para qué? Por la tozudez de Leovigildo. Así es la historia de España y del mundo.

2 comentarios:

  1. Para mi NO has fracasado en la labor de divulgación de la cultura Jacobea, mas bien lo contrario

    Ultreia

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Fernando. Se hace lo que se puede. El sábado voy a pasar el fin de semana a Gijón; es una ciudad en la que habré estado cien veces por decir un número, pero recorrerla de punta a punta, con la mochila a cuestas, siguiendo las señales del Camino fue una experiencia extraordinaria. Es un gran trabajo el que han hecho las Asociaciones y personas particulares para recuperar y poner en valor cosas perdidas durante cientos de años y que son historia auténtica, no algo novelado. Por aquí estuvo pasando gente durante cientos de años con su bagaje personal a cuestas. Tengo una pequeña discusión con los de mi Asociación a cuenta de un libro, un relato de un Camino que hicieron hace cientos de años, y que intentan seguir a pies juntillas. Como ya he tenido otras discusiones a cuenta del Codex Calistino y otros pues me lo tomo con una gran sonrisa en los labios. Las calzadas romanas, los caminos reales, la toponimia, los hospitales de peregrinos, esa fue la realidad durante cientos de años para millares de peregrinos anuales y es el rastro a seguir, no el paso de un príncipe, un obispo, un jerifalte, que dejó un escrito de su paso por aquí.

    ResponderEliminar