viernes, 6 de diciembre de 2013

Visita a Burgos y el Museo de la Evolucion Humana.

Aprovechando unos días de descanso fui a visitar de nuevo la hermosa ciudad de Burgos. Un día claro y luminoso, no tan fresco como me esperaba, para disfrutar y pude hacer algunas fotos por la zona de la catedral mientras buscaba sitio donde comer.

Bien comido y descansado a las 16.30 horas ya estaba en la puerta del Museo de la Evolución Humana para hacer la visita turística. Tenía muchas ganas de conocerlo pues aunque he parado en Burgos muchas veces estos años pasados nunca encontré tiempo para visitarlo. Las 3 horas largas que me pasé dentro se me hicieron cortas. Tengo que volver el año próximo para recorrerlo con más calma.

¿Qué nos cuentan en el Museo de la Evolución Humana de Burgos? Pues básicamente la historia de la Humanidad hasta nuestros días; de una manera muy didáctica nos enseñan el camino que le llevó a nuestra especie desde unos lejanos ancestros que saltaban de copa en copa de los árboles a caminar erguidos por las sabanas, a utilizar las primeras herramientas, a pintar en las paredes de las cuevas, y a realizar los primeros cacharros para mejorar su alimentación y decorarlos. El origen del pensamiento y el arte.
Veamos cómo lo hacen; utilizan paneles, vídeos, y figuras de todo tipo para ayudar a comprender la Evolución Humana.


En julio de 2001 encontraron en el desierto de Djurab, en el Chad, el cráneo de un ancestro al que denominaron Sahelanthropus Tchadensis. Le pusieron por nombre Toumaï, y calculan que vivió hace 6 o 7 millones de años en esa zona de África. Al parecer ya solían caminar erguidos y su capacidad cerebral era similar a la de los chimpancés o bonobos.

Como en 1993 ya habían encontrado al Ardipithecus Ramidus, de unos 4.5 millones de años, los científicos hicieron la cuenta rápida. Ya teníamos los antecesores de simios y humanes actuales. En algún momento, tal vez hace 5.5 millones de años estas familias de antecesores se separaron y dieron lugar los actuales. Veamos cómo.

En algún momento hace 6 millones de años los grupos de prosimios se separaron y dieron lugar a los linajes actuales. Aunque compartimos el 99% de ADN con bonobos y chimpancés las diferencias son bastante evidentes. Unos prefirieron seguir encorvados y otros erguirse y mirar hacia delante.
Conozcamos a nuestros ancestros y dejemos a los simios a su albur.


Comenzaremos nuestra pequeña historia hace unos 3 millones de años, que se dice pronto, con dos familiares ya bien diferenciados, los Australopitecus Afarensis y Australopitecus Africanus. Caminan normalmente erguidos pero siguen subiéndose a los árboles para dormir o huir de los depredadores.  Ya alcanzan el 1.5 metros de altura y los 50 kilos de peso; los simios quedan atrás o a un lado, una nueva conciencia, todavía muy animal, está naciendo en este mundo. Es, seguramente, el animal más desvalido del planeta pero, tal vez por ello mismo, espabilará hasta superar a todas las especies conocidas. Sigamos sus pasos.

Aproximadamente hace 2 millones de años aparece el Homo Habilis, ¿que le diferencia de sus ancestros ya conocidos los Australopitecus? Pues dos cosas muy importantes, su cerebro ha crecido hasta los 700 cm. cúbicos y comienzan a tallar piedras para utilizarlas como herramientas. Comenzaran a usar piedras filosas para cortar y descarnar los animales a su alcance. Ya comen carne y pescado, mejora su alimentación y se criaran mas sanos y hermosos.

Poco después ya tenemos al Homo Georgicus; ya están en Asia Central. Apenas tienen bello corporal, son ligeros y andan por los bosques como auténticos competidores con todas las demás especies. Ya no están recluidos en África, el mundo entero está por conocer y lo harán. Ellos o sus sucesores.

Pero África no deja de parir sorpresas. Apenas el Georgicus se marcha a descubrir mundo aparece el Homo Ergaster. ¿A que tiene buena pinta? Dos millones de años después otros Homos muy similares estarán haciendo cola para entrar en la discoteca, pero los Ergaster tenían mucho que aprender y pelear para poder comer algo todos los días. África seguirá deparando sorpresas, dejemos a los africanos y veamos que ocurre más al norte.

Una serie de cambios climáticos, glaciaciones, y cosas de esas obraron en los humanes el cambio hacia corpachones tremendos y un cerebro más y más grande. Al que había que alimentar constantemente. Aquí tenéis al Homo Heidelbergensis, nuestro ancestro de hace medio millón de años; andaba por toda Eurasia siguiendo a los rebaños de renos o de ovejas, o lo que pillara para comer. Se refugiaban en cuevas y tenían una pelvis que asusta. Con un cerebro y una estatura similar a la actual debían tener una fuerza y una resistencia fuera de lo común. Pero su conciencia seguía siendo muy animal, desgraciadamente. Se comunicaban silbando e imitando los sonidos de los animales, tal vez fueran los primeros humanes en articular palabras y frases para expresar sus deseos y necesidades.

En algún rincón de Europa, tal vez hace 160.000 años, aparece el Homo Neanderthalensis. Su cerebro y estatura eran superiores incluso al Sapiens actual y los Heidelbergensis desaparecen de la faz de la tierra. El Neandertal reina en Eurasia durante las épocas glaciares. Pero nuevos cambios están a la vuelta de la esquina y a los Neandertales les ocurrirá lo mismo que a todos los ancestros, desaparecerán. Aún les dará tiempo para comenzar a vestirse con pieles, hacer estupendas herramientas con piedras y huesos o astas de animal. Hablaran y cantaran, levantaran los primeros poblados, y entraran en las cuevas para pintar en las paredes sus ensueños.


Hace también unos 500.000 años aparece un nuevo familiar en África el Homo Rhodesiensis; mucho más finito y ágil que los neandertales, no intentarían matar mamuts, pero ya anuncia la aparición unos cuantos milenios más tarde del antecesor de todos los humanes anteriores: el Homo Sapiens. De lo poco que sabe de ellos es que andaban por todas partes, montañas, bosques, costas; comían de todo y se peleaban con todo. Y se mezclaban con todo lo que les resultase similar. Eran muy cabezones, y seguramente cabezotas, pero poco después aparecerán nuevos humanes.


Hará como unos 40.000 años un nuevo grupo humano abandona África para conocer mundo; a los que vinieron a Europa se les conoce como Homo de Cro-Magnon. No son tan fuertes como los Neandertal, de hecho volvemos a los desvalidos y finucos del principio, y de ellos se sabe de cierto que eran buenos corredores. Tenían que correr mucho detrás de caballos, asnos, o delante de osos y lobos, pero ellos ganaran la partida. Su conciencia es cada vez mas diferencia de la animal y tenemos muestras de ello.

Por todas partes dejaron muestras de su incipiente culto a lo que llamaríamos Mater Generatrix, la mujer que pare hijos y trae nueva esperanza al mundo de los humanes.


Y también gustaban de adornarse con cuentas de coral, collares de dientes, y conchas de moluscos. Vieiras, se colgaban una vieira al pecho y recorrían Europa de un sitio para otro. A mis amigos peregrinos tal vez les suene algo eso de colgar una vieira del macuto y andar días y días al aire libre.
Pues ya lo hacían nuestros tatatatarabuelos hace 30.000 años. Curioso, ¿verdad?

Hay mucha más cosas que ver en el Museo de la Evolución Humana de Burgos; si podéis pasaros un día por Burgos no dejéis de visitarlo. No pongo más por no alargar la entrada demasiado.

Un chistoso retrato de familia tal vez nos ayude, con una sonrisa en los labios, a saber de dónde venimos. Y ahora os hago la pregunta del millón: ¿a dónde vamos? Por que si esto sigue así me voy a buscar mañana mismo sitio en alguna cueva. Me llevaré las pinturas que no soy de estar mucho tiempo inactivo.
Mañana más cosas de Burgos.

1 comentario:

  1. Despues de estar en el Museo de la Evolucion Humana y haber tenido delante de mi la pelvis de Elvis, el homo heidelbergensis, y aunque tienen una estupenda reconstruccion para nuestra consideracion no dejo de pensar que esos hombres eran grandes, muy grandes, mucho mqs altos y fuertes de lo que nos representan. Estare equivocado pero esas pelvis eran de tios enormes y sus mamacitas debian ser tan inmenas como las Mater Generatrix que estuvieron adorando durante cientos de miles de años. O es que no entiendo nada.

    ResponderEliminar