domingo, 16 de abril de 2017

WhatsApp, una historia digital. Cuento telemático.

Para aquellos amantes de la lectura inconformista subo al blog otro de mis cuentos ya publicados. En este caso en la antología Milagro en Benarés y otros cuentos prodigiosos, pero me parece que sigue estando de actualidad pues mi telefóno hay días que echa humo de tanto mensajito como le llega; en fin, leer el cuento y darme vuestra opinión.



WhatsApp, una historia digital


La tarde era dulcísima y no especialmente calurosa pues un grupo de altoestratos paseaba majestuoso bajo los azules de las atmósferas superiores. Estaba embelesado, lo reconozco, observando el vuelo de un par de gavilanes espantando grupos de palomas y grajillas, cayendo en picado aquí y allá sobre alguna pieza. Un mensaje en el teléfono me sobresaltó y su lectura me apabulló sensiblemente.
−Se me han caído los tiestos de la ventana.🙏
De inmediato imágenes de viandantes tendidos en el suelo, con el cráneo destrozado y su sangre humedeciendo y estropeando mis geranios, poblaron mi cerebro.
− ¿Ha llegado ya la policía? ¿Algún muerto? 😠
Las nubes transportaban sobre mi cabeza imágenes de cráneos pelados, fantasmas peludos, y niños desgarrados por el llanto de haber perdido a su papá. Dichosas pareidolias, y aún no he podido ni tomar una caña. Ya me veía con las manos esposadas a la espalda camino de Villahierro. ¡Bueno! Podría criar tomates en la cárcel; en esa zona se da una variedad exquisita. Tal vez debería consultar en el teléfono algo sobre agricultura ecológica penitenciaria. Quieto, un segundo, otro mensaje:
−Los tiestos cayeron al patio pequeño. Tendrás que bajar por ellos. 😩
Penitenciagite, seguirás al sol doblando la cerviz hasta que te alcance la jubilación, o un cohete palestino. ¿Y ella?, que no hace más que meterse con mi faceta de montañero, ¿y ahora qué? Tendré que escalar hasta el patio pequeño. Con la barriga que he echado; tendré que encordarme, ¡en doble! Doble, vale, doble cuerda que la seguridad es lo primero.
Cambio de estado que transmito inmediatamente al teléfono.
−Estoy ascendiendo.🚀
Rápidamente todos mis chats me fríen a mensajes y emoticones.
− ¿Ya estás flipando? Deja un rato el ordenador.🙇
−Con las orejas, baten más rápido que las alas de un colibrí, y me elevo, me elevo…🚽
Una bandada de tórtolas pasan en perfecta formación indicándome el camino de la perdición. Algún bar estará abierto a estas horas en este barrio. La Luna brilla prodigiosa en cuarto creciente alumbrando mi pedaleo incesante camino del hogar. Mañana será otro día, pero muy especial: estoy de descanso y el lunes comienzan mis vacaciones.
Felicidad, la felicidad impulsa los pedales y se transmite a las ruedas para llevarme a un estado de hiperimpulso espacial, ¡nos vamos de aquí!
Los gatos temen a los murciélagos pues ven brillar sus ojos en la oscuridad pero yo debo de ser Batman. Un día de éstos se posaran en mis hombros, lo estoy viendo venir, y dejaran caer sus cabecitas locas y con sus grandes orejas puntiagudas escucharan alguno de mis extraños cuentos para las alondras, o algún poema; espero que no me contagien el ébola o virus similar, mis bacterias amorosas están agotadas de tanto matar y matar; baja la persiana a tope.
 Me voy a dormir, estoy muy cansado después de tantos días laborando.
Vaya, hoy ha amanecido un cielo nimbado y excelso, dorado de rayos rojos y verdes de un sol extraño. Encenderé el ordenador para revisar el correo y las peticiones, ¡Uhm! Esta es buena, hay que salvar a los petirrojos de las islas malayas; pues claro que sí. Qué sería de nosotros sin el plumaje prodigioso y el dulce trino de los pájaros. Firmo.
Firmado.
Les paso la petición a mis cientos de amigos en las redes sociales. Vaya, ya está pitando el teléfono. ¡Ah, no! Es el de Aurora que aún no se ha levantado de la cama: ¿Uhm? El recibo de la última compra en Zara Home, unos ceniceros, son preciosos. Tengo que bajar al patio por los tiestos; recogedor, cepillo, ¿dónde podría encordarme? Va, venga, tú has hecho equilibrios a una pierna sobre la larga arista afilada de la peña El Jiso. Quien tuvo retuvo.
Nuevos mensajes en el teléfono.
− ¿Me acompañas a comprar en la Plaza Mayor?🙋
−De acuerdo, estaré a partir de las 12.00 en Casa Benito. 😜
Mi hermano David, que vendrá con el carrito a comprar tomates de Mansilla de las Mulas y pimientos de Fresno de la Vega. Aprovecharé para comprar miel de tomillo y echaré la quiniela mientras aparece y no. Bueno, y bien pensado, mientras carga el carrito hasta los topes me dará tiempo a leer el suplemento literario del ABC. Después de la última bronca que tuvimos comprando bacalao salao, ¡no tiene ni idea de lo que es el bacalao! Mejor es que haga la compra él solo.
65.325, repetimos: 65.325, 6,5,3,2,5, 65.325 es el número agraciado con el tercer premio de la Lotería Nacional.
El bar está a rebosar de parroquianos tomando un chato y atentos al sorteo. ¿Echaste la Primitiva esta semana? No, padre. Espera a que venga David y echamos una a medias para el Gordo de la Primitiva. Si doblas la apuesta las probabilidades de acertar con la combinación ganadora se incrementan en… Espera que lo calcule. Quieto, nuevo mensaje.
−Ya hice la compra, nos volvemos a casa a toda prisa. Quiero llevar al peque a la piscina.😓
−No os veré hasta que vuelva de las vacaciones. 😎
− ¿Cuándo regresáis? 😲
−A finales de mes. Aurora quiere playa. Recorreremos la Costa Cantábrica.😳
−Llévala a una buena sidrería. Pasarlo bien.😏
Bueno, ¡qué se le va a hacer! Otra vez que me quedo sin ver al sobrino. Le pediré que me mande alguna foto al teléfono. Ya sabe hacerse autorretratos con las amiguitas de la pisci, ha debido de crecer bastante pues en las que me envió hace un mes le noto más delgado, espigado, habrá dado un estirón. Le enviaré un mensaje a mi esposa para saber si quiere comer en casa o en el Barrio Húmedo. Podría ir reservando mesa con esta nueva aplicación y aprovecho para leerme el periódico entero. Con otro par de claretes al coleto mucho daño no me harán las noticias.
Vaya que sí que hacen daño, tendría que haberle pedido a Benito la botella entera. No imprimen con tinta, es anilina pura. Estafas, estafas y estafadores, y guerras entre estafados arrastrados por sus estafadores al abismo y la muerte. Tal vez piensen que matándose unos a otros podrán recuperar lo que les han estafado; extraña es la condición humana. Mensaje.
− ¿Has reservado mesa en La Pintona? 💰
−Negativo, prefiero comer al aire libre. En el Nuevo Racimo de Oro. 💪
Casi mejor, con lo torpe que soy tecleando, que aguanto más subiendo por la Calle Matasiete y me acerco hasta el restaurante para hacer la reserva.
Llego a tiempo para pillar una mesa en la plaza, pero a la sombra de la pared. Mi nuevo sombrero The North Face protege mucho mejor, 50+ de factor solar, que el viejo Stetson después de tantas lavaduras como lleva encima, no sé cómo este sombrero mantiene aún el ala bien alta; los viejos vaqueros somos así. Pero será mejor comer a la sombra de la pared, consejo superior de mi dermatóloga: ¡el sol ni en pintura! Quema, abrasa la piel directamente, y más a estas horas que nos da por comer a los españoles que cuando pedimos el café y las copas ya están los alemanes sentándose a cenar.
Los chupitos de orujo de hierbas con un buen par de piedras de hielo entran estupendamente mientras contemplo el lento avance de un grupo de cumulonimbos en el azul marino del cielo de la plaza de San Martín. Aurora teclea incesante en su teléfono último modelo, tendrá la versión 6.7 o superior, supongo. Levanta la mirada como si se percatara de algo mío y al sentirme inquisitivo me muestra la imagen de su comunicante; no, no es un rival gastronómico, es una cuñada.
Ya puedes pedir otro par de chupitos, esto irá para largo. Mensaje:
− ¿Así que os vais a Praga el lunes? Qué calladito lo tenías.💰
¡Vaya! por mentarla, la cuñada. Mirada cuasiasesina a mi esposa. ¿Cómo podréis mentir con tanta facilidad?
−Negativo, cancelamos esta mañana los billetes. No quiero que un misil ruso de última generación nos vuele en pedazos por ir a tomar cervezas tan lejos.😠
− ¿Y dónde vais entonces?😓
−A sidras. Si hace falta recogeremos las manzanas nosotros mismos.💪
− ¿Asturias? Entonces como siempre. ¿Estáis en la ruina?😜
−No hasta que paguemos las facturas de los hoteles. Volveremos haciendo autoestop. 👍
¿Cómo siempre? Pero si hará más de diez años que no veraneamos en Asturias. Le mandaré una foto de estos chalados que están de despedida de soltero a ver si así me borra de su chat esta tolondra. Uno de los mejores hoteles de la Costa Verde, sidra a esgalla, y que si estamos en la ruina. Bueno, casi. Pero no le vas a teclear a la cuñada el estado de tu cuenta bancaria.
Tarde apacible del mes de agosto, esas nubes tan altas, cumulonimbos sin duda, parece que indican tormenta pero el teléfono indica que el riesgo es mínimo, y nunca se equivoca. Tal vez vendría bien una buena siesta.
¿Aurora?😜
Tendremos que ir a casa rapidito y por la sombra, se ha quedado sin batería, ¿no le arderán las manos de tanto teclear? Aprovecharé a dormir la siesta, ya estoy prácticamente de vacaciones. Hay que desconectar. Vaya, otro mensaje: Ya me han etiquetado en otra foto de gatitos. ¡Qué bonitos bigotes tienes, Dani! Mira.
Siesta, esto es agotador.
A la caída de la tarde nos animamos a salir a dar un paseo, unos fascinantes estratocúmulos no evitan las cruces nimbeas que dejan en el cielo los trazos de los aviones comerciales. Parece que está refrescando, habrá que ponerse una chaqueta. ¿Qué tal andamos de batería?
Nuestros pasos al buen tuntún nos dirigen hacia la terraza de la plaza del Conde Luna. ¿Será por el olor de la sangre española? Me pido una ración entera. Aurora prefiere el hígado encebollado para cenar; y un buen vino blanco verdejo. La puesta de sol esta tarde es prodigiosa. Los últimos rayos del sol driblan y alumbran entre las nubes y los tonos dorados y azulados, violetas y anaranjados, ofrecen un espectáculo impagable. No sé cómo lo hace Auro pero es capaz de manejar con una mano el tenedor y con la otra el teléfono, ¿Que sonría? ¡Ah, una foto! Ya, para tus hermanas. Iros despidiendo, que ya no las vuelves a ver en un mes.


Nuevo repaso al correo web. Desecho una docena solo con leer el título del mensaje y aprovecho para lanzar una aplicación de protección telefónica. No quiero irme de vacaciones y encontrarme con sorpresas inesperadas. Un chequeo completo del aparato y todas sus aplicaciones.
Ya va siendo hora, me estoy quedando helado, le mandaré un beso virtual y emoticón a Auro para ver si quiere que volvamos ya a casa.
😘
Espera, quieto parao, esta noche es la última superluna del verano, tengo que avisar a todos, son solo cuatro mensajes a los ocho chats que tengo y nos vamos.
¡Qué sí, que nos vamos!
De la que llegamos a casa me irá actualizando cuatro aplicaciones gratuitas y una de pago que…
¡Qué si, que nada más llegar a casa lo apago!
Un hombre casado ha de ser firme en sus convicciones e irrevocable en los convenios conyugales; o terminas durmiendo en una pensión del extrarradio. ¡Alto! Me ha llegado un vídeo sobre la reproducción asexuada de los peces de la cuenca del río Missouri. ¡Se reproducen ambos sexos sin intervención del contrario!
Vale, vale, ¡vale! Lo miraré mañana. En esta casa no se ve porno, bajo pena de muerte. Apagado.
Domingo, al fin domingo; unos cirros lejanos me saludan al levantar la persiana con unos colores naranjas y violetas realmente espantosos; pero dejemos esto. Hay que preparar la maleta y encender los teléfonos. Ya habrán recargado de sobra.
¿Solo dieciocho correos esta mañana?
Tu Page Rank debe estar bajo cero patatero, arrastrándose cual rata por las alcantarillas y a la pata coja, tus blogs hundidos en el fango, tus redes sociales presa de arañas inteligentes, y golosas. ¿Rusas?
¡Vas a tener que instalar Telegram antes de irte de vacaciones!
Las maletas, sí, hay que hacer las maletas. ¡Los cargadores! Importante, esto es importante, los cargadores de los teléfonos, de la iPad, del inano, del ipod, del Kindle, de las cámaras de fotos, ¡ah! y el secador de pelo, o Aurora se gastará la intemerata en peluquerías. ¿Qué más?
¡El bañador!
¿Las reservas de los billetes de autocar? Correcto. ¿Las reservas de hotel? Chequeadas. ¿La reserva de…? ¡Sí, vale! Ahora mismo llamo a un taxi. ¿Por qué se pondrá tan nerviosa cada vez que salimos de viaje?
No me gusta viajar en autocar, no me gusta viajar en… ¡calla! Tienen pelis y conexión online con los periódicos, podré ir leyendo las noticias por el trayecto.
¿Aurora? ¡Ah! que irás durmiendo todo el viaje. Pasó mala noche. ¿La menopausia? Eso se cura con una sidra en el club náutico. ¡Uhm! Que nubes tan bonitas sobre la cordillera, unos altoestratos preciosos le dan un toque dorado y azul al gris perlado de las peñas. Leeré estos correos mientras llegamos a los túneles de la autopista. Ayer se elevaban unos nimbostratos maravillosos, ¿qué veremos en la verde Asturias? Paraíso Natural.
¡Qué ruina! Marcho de casa y solo tres mensajes de despedida, seguro que mi sobrina tendrá treinta veces más. Vas en picado, Daniel, en picado. Llegan los túneles. ¡Buff! Vaya cancarria de autocar, no sé si no terminaremos en el pantano.🙏
¡Uhnn! ¿Qué es esto? ¿Me invitan a defender la sagrada causa del Islam? ¿La Yihad? ¿En Irak? ¡Uf! Se habrá desconfigurado el servicio de mensajería instantánea al pasar por el túnel del Negrón. Tendré que apagar el teléfono y volverlo a encender; reiniciar, toda la vida es un continuo reiniciar sistemas, aún no sé cómo lo hace mi maltratado hígado cada mañana. ¿La Yihad? Hay que joderse, bastante esfuerzo he hecho ya como para terminar mis días pegando tiros o poniendo bombas en la vieja Babilonia. ¿Por qué no les dará por plantar manzanos y perales en vez de sembrar esa tierra de caos y metralla? ¿No estaba allí el Jardín del Edén? Pues lo están dejando bueno, un puñetero chaparral. ¡Uff! Vaya entrada en la tierra de Don Pelayo.
¿Cuál es la contraseña de este trasto? Ya: 314159
Venga, ya vuelve a arrancar este cacharro, tendría que haberme hecho ya con el modelo 8.75, con el androide turulato que está de moda, y llevar esto al punto verde.
¡Guau! ¿Y esas nubes?
Rápido, fotos, muchas fotos, ¡son Mammatus! Auténticas Mammatus sobre Oviedo. Incroyable, c´est incroyable, Mon Joye. ¡Casi rozan el pináculo de la catedral de San Salvador! ¿La cámara de fotos? En la maleta, y la maleta en el maletero del autocar. Yo me tiro en marcha.
Adiós foto del millón de dólares.
Qué oscuro está el país, me temo que esta tarde de playa nada. Pero no despiertes a Auro hasta llegar. ¡Ah! Ya despiertas, menos mal, ha estado tu teléfono todo el viaje pitando un mensaje tras otro. Serán tus hermanas, y las cuñadas, y las…
¡Vale! Calladito estoy mejor.🙏
Del autocar al taxi, del taxi al hotel, del hotel al club marítimo a por sidra. ¡Sí, vale, no tenía por qué darle voces a la recepcionista!🙏
¿Y va y me pregunta que si soy nacional al presentarle el DNI? ¿Tú que dices, babaya, tengo acaso pinta de ruso? Ponme ahora mismo con el fato de tu jefe al teléfono que se va a enterar. ¡Soy ACCIONISTA de este puto hotelito! Yo, es que cuando me caliento, me caliento; y la chavala es una contratada para los meses de verano, me pasé. Y ahora a rehidratarse con el dulce elixir del vino de manzana. Continuamos ruta: del club al restaurante, vale, sí, volvemos al club a tomar café y chupitos, del club a… ¡Venga, corriendo, que se está poniendo a llover con todas las ganas!
Ya decía yo que estaba muy oscuro el país, me temo que esta tarde lo de pasear por el muelle del puerto no va a poder ser, ¡pero podemos aprovechar para visitar el Museo Marítimo de Asturias! A mí me pirran esas cosas pues no en vano nací el Día del Pescador. Está muy oscuro el cielo pero el pronóstico del tiempo en mi teléfono apenas daba un 70% de probabilidad de lluvia, podríamos haber librado pero nunca falla, ¡eh! No falla. Para salir a cenar tendremos que sacar los paraguas de las maletas. Mensaje:
− ¿Vienes mañana a recoger manzanas?👻
−Por la tarde. Mañana de playa toca. 😠
Vamos a cenar en la sidrería de La Ribera, ¡a la porra la dieta! El WhatsApp dice que estamos en línea. Esto nos pasa por venir con nosotros mismos a lugares tan apartados: que desconectamos del mundo y atendemos tan solo a nuestras propias necesidades.
El cielo se desplaza a gran velocidad a la caída de la tarde sobre nuestras cabezas planas pero en el refugio del pequeño puerto marítimo nada hace presagiar amenaza alguna. Incluso ha dejado de llover.
¿Qué tal un vodka? Asiente con la cabeza, entonces serán dos rondas al menos. Les mandaré unas fotos a los amigos virtuales de nuestra humilde mariscada cenando al borde del mar, más que nada por la envidia que se va a propagar; seguro que esta noche más de uno se levantará medio sonámbulo para abrirse una lata de mejillones o lo que tenga por casa. ¡Y rayará el parqué con los colmillos! Tú encuadra bien el bogavante, que reluzca, a ver si Auro me hace una foto partiendo la centolla, ¡me la envías ya!😏
El teléfono portátil es un arma de destrucción masiva y de alcance mundial. Tan solo los que somos como James Bond, ¡el Martini me lo haces removido no agitado, gilipichas! Comprendemos el concepto. Ahora les subo las fotos, cuando termine de revisar las ofertas de hoteles en San Sebastián. Pondré a la venta un riñón por eBay para pagar la estancia. ¡Sí, vale! Con desayuno incluido para que salga más caro aún la receta.
Esta foto no sé si subirla, desde que vi el autorretrato que se hizo un mono guasón y salió en todas las redes sociales no vuelvo a enfocarme con este arma letal. Mejor que me haga la foto Aurora. ¿Será verdad que te puede robar el alma este trasto? Entonces, entonces copias y copias tuyas irán por toda la nube telemática de teléfono en teléfono para quedar almacenada junto a los vídeos porno y otras guarradas que la gente se descarga en sus aparatos. Triste sino el del alma digital.
Sí, bueno, sonrío, sonrío. Seguro que he salido con misma cara idiota que el mono guasón. ¿No insistes con que sonría? Pues toma: venganza de marido. ¡Ves!, estoy sin afeitar ni depilar el entrecejo, ¡mira! Clavadito al mono he salido. ¿Se la mando a los enredaos de las redes sociales? ¿Y si la suben a Google + y le ponen un efecto de estrellitas descendiendo sobre mi rostro?
Hasta aquí llegó la evolución humana, que me hagan sitio en las cuevas de Atapuerca. Otro vodka y nos vamos a la cama. Mañana yacusi antes de desayunar, sí, yacusi para desintoxicar pues, realmente, y bien pensado, mañana: ¡es nuestro primer día de vacaciones! Hoy tan solo estamos de descanso semanal. No podemos seguir perdiendo derechos laborales o volvemos a los siervos de la gleba.
¡Ves! Ya están esos rilados y guasones platicando sobre nuestra mariscada imperial y marinera; pues ahí os va, mataos, la del mono guayabero y con vodka. Alucinar, espantaos, que mi camisa Mammut no la encontrareis ni rebuscando en Amazon.
Estáis perdidos tropa, os encanta Julio Iglesias, padre, ¡Y lo sabéis! No tenéis fondos en PayPal para poder pagar una camisa como ésta, pringaos. ¡Uff! Ya se me ha subido el vodka; directos a la piltra.
Desconectando aparato; sin ba-t-e…r-í…a.


A porfía, a porfía y porfiando me hago otro largo en la piscina como que me llamo Daniel. Muy amable la recepcionista de siempre disculpándome esta mañana con su compañera novata explicándole que a un paisano suevo con ocho apellidos leoneses, ¡o más! No se le puede desconfiar. ¡Sí, vale, la llamé moruca! Estaba encendido por haber perdido la foto del millón de dólares, ¡lo siento! Le dejaré pagada una caja de sidras a ella y su novio en el club náutico.
Y ahora: ¡al yacusi!
Sigue raro el cielo esta mañana, esos altocúmulos no son normales, hacen formaciones extrañas, fractales, seudociclónicas, galaxias en miniatura, ¿?. Déjalo, termino este buen desayuno y nos vamos a la playa. ¡Quieto!
Corriendo a la habitación, ¡cuánto tarda este ascensor! Esas burbujas mágicas niponas me habrán descompuesto el organismo hasta un punto que… ¡que no llego, que no llego, joder!
Y no llegué.🚽
Son cosas cuánticas cuanto te acontece, eso, eso es, de mecánica cuántica, la Teoría del Caos, va a ser eso, según las ecuaciones de los operadores de Schrödinger si en un sistema básicamente inestable, o sea: tú tras los Martini de anoche, le añades las sacudidas de las burbujas del yacusi entonces las mariposas del estómago se convierten en el ciclón que me está bajando por el recto.
Adiós centolla, adiós. Bajaré en bañador, directamente. Ya sé, ya sé que aquí son muy mirados con la vestimenta y pareceré un turista noruego pero calzoncillos y pantalón tendrán que quedar colgados de la bañera hasta que volvamos esta tarde. ¿Qué pensará Aurora ahora de su marido espléndido y jacarandoso? Llévala a comer al Guernica y la pones en antecedentes tan solo de vuelta al hotel; después de un buen par de chupitos. Le mandaré un mensaje mientras bajo y no.
Nada de expresiones copulativas, que vaya noche me dio.
−Bajo enseguida.👌
−La chica nueva es un amor, ¡moruco!😠
− ¿Le mando algo por Interflora? Para disculparme.😇
−Como no bajes pronto ya sabes dónde te voy a mandar yo.🚀
¡Ah! Es inigualable la brisa marina que sube y que baja del fondo del mar, tan solo caminar por la calle del Reloj y ya se me expande el corazón. ¡Mira bien donde pisas, Auro, no te vuelvas a caer! Y la dicha invade mis órganos esenciales. Caramba, como se está invadiendo este, el colgante. Disfrutemos, estamos de vacaciones.
¡Anda, mira, una nueva clínica de fisioterapia! Fisioclínicas Aeroespaciales tiene para usted la terapia definitiva.
Me vendría bien un buen masaje, ¿Qué tienen? A ver: Terapia de Ondas de Choque para alcanzar la Erección Total. ¿Ondas de choque? ¿¿?? ¿Cósmicas? ¿Gravitacionales? Espera ¿Y esto?
Criogenización total del Cerebro.
¡Tan solo en 3 minutos!
Resultados demostrados, amplios estudios científicos de las más importantes universidades rusas y azerbaiyanas demuestran la autenticidad de sus resultados.
¡Tan solo en 3 minutos!
Limpieza total de toda la cavidad craneal y los más grandes grupos encefálicos.
¡Su cerebro lucirá como nuevo! Limpio como el de un bebé.
La terapia definitiva.
¡Tan solo en 3 minutos!
Una sonda mínima, introducida por sus senos nasales efectuará
¡En tan solo 3 minutos!
Una limpieza total de su cerebro; encéfalo, bulbo raquídeo y cerebelo inclusive, quedaran tras el choque gélido enfriados y purificados definitivamente, su mente se reconfigurará con las mismas aptitudes y capacidades que tuvo usted de niño.
¡Un auténtico renacer!
¡Tan solo en 3 minutos!
Las autoridades convenientes del Gobierno Autónomo Pelagiano le aseguran y confirman que los cubitos de hielo están formados con Auténtica Agua Mineral Asturiana, Paraíso Natural.
Jodere, pues debería probare. No me vendría mal un masaje en los pies y un lavado craneal. Pediré hora a la vuelta de playa.
Alquilaré una sombrilla, el pronóstico para hoy en esta zona de la Cornisa Cantábrica apenas ofrece un nivel 7 de rayos ultravioletas, ¡pero con los infrarrojos IR nunca se sabe! Mejor estar a cubierto. El mes pasado alcanzaron niveles de 9 en U.V. por esta zona, como si fueran las playas de Dakar; hay que estar siempre atento. Cuando era niño mi madre me untaba de Nivea o Coppertone al bajar a la playa y me pasaba la mañana chapuzando en las olas y haciendo castillos de arena, ¡y ningún verano me quemé la piel! Ahora Aurora me embadurna con una crema nivel de protección 100+ y a la media hora estoy churruscao como me descuide.
Cosas del Cambio Climático que dicen que no tienen remedio plausible.



¡Sí, me pongo la camiseta de manga larga! Voy a echar unas carreras por la playa. Qué se me va a quitar la protección, qué se va a quitar la protección, ¡ya la habré absorbido o se habrá evaporado! Observa que maravillosas formaciones de Kelvin-Helmhotz cubren el cielo y disfruta de la lectura en tu Kindle. No, yo prefiero frotarme con algas las pantorrillas antes que escucharte leer en voz alta La ladrona de libros. Torturas refinadas a estas horas no.
¡Caminar! Caminar, con las olas hasta la rodilla es lo mejor, este ejercicio supramental logrará recuperar tus doloridos tobillos y aliviar los calambres en las canillas que has padecido en los últimos meses.
¡Caminar!
Quieto, león, observa: Sí, mira esas nubes obscuras y extrañas cubriendo Los Picos de Europa. Recuerda, consulta tu enciclopedia mental de formaciones nubosas. ¿De qué tipo son?
Ni puta idea, con perdón. ¿Unos cumulonimbos de altura prodigiosa? ¿Pero tan oscuros? ¿En Picos de Europa tan de mañana? ¡Y se mueven! ¡Se mueven! Se están desplazando a velocidad prodigiosa hacia la Sierra del Sueve. ¡Ay, Jesús, algo va mal!
Muy mal. Vuelve con Aurora. Distancia estimada hasta El Sueve: 50 kilómetros en línea recta. Entonces, ¿esas nubes se mueven a una velocidad de…? ¡El teléfono! Tengo descargada una aplicación matemática que me dará el cálculo exacto en un plis-plás, ¡pero el pronóstico para hoy en AccuWeather es de un día calmo y substancioso! Y nunca se equivoca. ¡Uy! La nube debe de estar ya encima de Villaviciosa, ¿viene hacia aquí? Camina por la arena, gilipollas, o echarás una hora en llegar al teléfono. ¡Qué digo!, echa a correr que esa cosa tan rara se echando encima del Puerto del Palo, ¿está acelerando?
¿Aurora? Vale, no se entera; ya, que estás escuchando en tu ipod el último disco de Celine Dion, ¿mi teléfono? En el bolsillo superior de la mochila. Consulta, no mejor directamente en la aemet, información específica de la localidad. Sí, ya, que la gente se marcha de la playa a la carrera. Tranquila, ni caso, ¡huir ratas, somos la orquesta del Titanic! Que canción tan bonita está sonando en tus auriculares rosas.
¿Y si consultara la Wikipedia? Tal vez sea un tipo nuevo e insospechado de formaciones nubosas que hayan registrado ya en Nueva Zelanda y sus Alpes prodigiosos lo que se haya formado hoy sobre la ladera norte de Los Picos de Europa, ¿la cámara de fotos? A mano, ¿y este viento?
Dios, la nube está pasando sobre Gijón como una exhalación, seguirá hacia Trasona y Avilés; teclearé a mi sobrina por si lo está viendo. ¡Uhnn! Me han etiquetado en un vídeo de perritos juguetones, vale, lo añadiré a mi biografía. ¿Quién quiere a estos perrines guapetones?
No me parece muy racional que digamos tanta devoción por la enorme variación genética que hemos logrado en nuestros amigos caninos y seamos tan enemigos de las más ínfimas variedades genéticas que tenemos los humanos; algo no me cuadra. (¡Cómo está esa mulataaaaa!)
Sí, ya, vaya viento se ha levantado, tranquila, pasará en minutos, cúbrete con mi toalla y mira en tu teléfono si hay alguna alerta meteorológica en la zona. ¿Y si le hiciese una foto a la nube con mi teléfono para enviarla a los colegas? Mejor déjalo, es muy malo y no merece la pena. ¡Joder! Pero si está cambiando de dirección ¡y se viene directa hacia aquí! Ya no nos dará tiempo a… Mensaje:
Hay una gran tormenta solar. 👍
A buenas horas.🙏

¿Daniel?
Sí, ya, da igual, abrázame y dame un beso. Uvas y queso es tu sabor.
¿Qué? ¿Qué nos está ocurriendo? ¿Tú sabes?
Que estamos ascendiendo; tranquila, será tan solo un minuto pasar del Paraíso Natural por el infierno para alcanzar el cielo oscuro y perfecto; observa: hay elfos anillados y verdes, duendes rojos y pulsantes; terribles chorros azulados de una inmensa energía que nos están propulsando hacia el infinito, ¡y más allá! Míralo desde este punto de vista: podremos ver enseguida nubes de polvo galáctico formando infinidad de estrellas en los bordes ardientes de las nebulosas infinitas.
¿Por qué? ¿Por qué nos está pasando esto? ¿Tú sabes?
Porque somos mariposas, mariposas con tres alas. Y ahora las estamos usando.

Fin 


Accesorio. Completamente accesorio.

¿Sí? ¿Ya? Sí, tenemos conexión directa con una unidad móvil de la RadioTelevisión del Principado de Asturias que ha conseguido entrar en la zona catastrófica del Concejo de Gozón. ¿Sí? ¡Ya! En directo y primicia mundial, están el interior del Hotel La Estación.
− ¿Cuál es el estado actual de la zona devastada? ¿Se sabe el número de muertos y desaparecidos?
−En efecto, estamos en la recepción del Hotel La Estación; a pesar de la ciclogénesis explosiva que se registró esta mañana sobre esta zona de Asturias, Paraíso Natural, con vientos superiores a los 300 kilómetros por hora formando un embudo que barrió la localidad tan solo, que sepamos en este preciso momento, una pareja, al parecer un conocido matrimonio leonés, se da por desaparecido. La recepcionista nos podrá decir algo pues aquí estaban alojados. ¿Verdad, cariño?
−Efectivamente, todos los clientes, aunque son personas de la tercera y aún la cuarta edad se pudieron poner a salvo a tiempo pero vieron como el embudo de aire se tragaba al matrimonio.
− ¿Y no pudieron darse cuenta de lo que se les venía encima?
−Pues eso digo yo, pero me han asegurado todos los clientes que por más que les gritaban los cazurros tan solo manipulaban sus móviles sin atender a nada más. ¿No es verdad, güelu? Usted estaba allí.
−Sí, ¡oh! Esta es la perdición de la juventud actual: estar todo el día comunicando. Y bien que se lo digo, pero ni caso que hacen los fíos.

¿Qué cantas? ¿Qué canción es esa?
Comunicando, comunicando, comunicando; Quise decirte muchos días, Quise decirte tantas cosas… Es una canción del grupo Los Santos que cantaba mi madre cuando yo estaba en la cuna.
¿Y te acuerdas?
Bueno, ahora tendremos tiempo para acordar lo que queramos, ¿no? Mira esa preciosa estrella azul a nuestra izquierda. Vamos a acercarnos para verla mejor.

Fin
Ahora sí.

 Este cuento digital salió publicado en mi antología Milagro en Benarés y otros cuentos prodigiosos. En este enlace podéis descargarlo:




No hay comentarios:

Publicar un comentario