viernes, 15 de mayo de 2020

Boletín de Hospitaleros Voluntarios, nº 100, mayo de 2020.


BOLETÍN INFORMATIVO Nº 100
Mayo de 2020
Precisamente un número tan redondo como la centena para este boletín de Hospitaleros, que no tiene más pretensión que ser un enlace entre hospitaleros, ha de ser el boletín del Covid19 en el mundo entero. Y las noticias que contenga no pueden ser más que de lo que nos afecta a todos y, por lo tanto, al Camino también.

In memoriam
Lesley D. Harmon + 28 de diciembre de 2019
Lesley D. Harmon, doctora en Sociología, profesora, peregrina y hospitalera en Miraz y Ponferrada. Nació en 1956, era profesora en la Universidad de Western y escribió libros sobre el Camino de Santiago. Era miembro de la Canadian Company of Pilgirms, que nos da esta triste noticia.
Alexander Charles (Sandy) Mackenzie + 18 de febrero de 2020
Sandy Mackenzie, peregrino y hospitalero en Salamanca. Nació en 1947 en Canadá y vivió en México. Fue en todas partes del mundo, peregrino. Era miembro de la Canadian Company of Pilgirms, que nos da esta triste noticia.
José Luis Sevilla + 11 de abril de 2020
Socio de la asociación de Guipúzcoa desde 1996 y hospitalero junto a su mujer, Begoña, desde 1999 en el albergue de Roncesvalles y luego en Santo Domingo de la Calzada y San Sebastián, suspendiendo su actividad al caer enfermo. En el tiempo del confinamiento, dentro de la pena por su fallecimiento, su familia pudo despedirse de él. La asociación de Guipúzcoa nos transmitió esta triste noticia.
Para ellos y sus familias, rogamos una oración en la esperanza de que estén esperándonos en el albergue eterno. DEP

Que no se nos olvide
Sin la colaboración de la figura de los Hospitaleros voluntarios, no se podría llevar a cabo la labor de ofrecer a los peregrinos del Camino una acogida y un cobijo y, nunca debemos olvidar que esta labor se hace “gratis et amore”.
Si estas páginas llegaran a manos de una persona que no posee grandes conocimientos de lo que es el Camino de Santiago, ésta se preguntaría ¿Qué es un Hospitalero, cuál es su labor?
La labor del hospitalero se basa, en la atención y el cariño por las cosas bien hechas, además, es la imagen, la cara visible de un albergue. Me llamó la atención la frase que oí a una amiga: Tu cara no te pertenece, pertenece al que te mira. Una sonrisa, una atenta escucha, una mirada franca, es lo que permite que nuestro interlocutor vea que ofrecemos verdad y que se sienta en familia, acogido.
Por tanto, el hospitalero se convierte en el corazón de un albergue, ofreciendo una cama, una ducha, información, empatía, relación interpersonal; su labor, no es solamente acoger a los peregrinos, sino una peregrinación en sí misma, ya que se convierte en compañero del peregrino entre la llegada al albergue y su partida y consejero en la realización de las etapas.
Interiormente, realizar la labor de hospitalero no es tan diferente a peregrinar por el Camino, es una prolongación del mismo, es un camino interno que nos llama cada día y una experiencia que no se puede olvidar jamás. Suele ser la experiencia personal de la peregrinación, la que crea una necesidad interior, predispone al altruismo para servir como hospitaleros voluntarios, para “devolver al Camino algo de lo que de él recibimos”.
Actualmente, se escuchan voces sugiriendo la posibilidad de que los hospitaleros nos volvamos más recelosos y autoritarios, inducidos por el miedo, ante cualquier síntoma que creamos percibir entre los peregrinos a los que debamos atender, ya que existe la posibilidad de que el cerebro nos juegue una mala pasada y nos retrotraigamos a lo sucedido en los momentos actuales.
Las asociaciones y por ende los hospitaleros, siempre estaremos dispuestos a cumplir lo que decreten las autoridades sanitarias, pero teniendo muy claro que los hospitaleros voluntarios, la mayoría jubilados y por tanto en edad media alta, en Gipuzkoa tenemos una media de edad superior a los 70 años, y por tanto de pertenencia a grupo de riesgo, no pueden ni deben correr peligro ninguno, para lo que todos ellos deberán disponer de todos los medios de seguridad posibles
En el futuro, habrá que ser cautos y dejar que transcurra un tiempo prudencial, deberemos recibir y atender a personas de multitud de orígenes y nacionalidades y tanto los peregrinos como los hospitaleros deberemos tener las garantías de que todo ha terminado y además, cumplir un mínimo de normas que nos permitan llevar a cabo nuestra labor con seguridad.
Sin hospitaleros voluntarios, podrá seguir existiendo el Camino de Santiago, pero con seguridad no será el mismo, ya que los valores jacobeos y el espíritu de acogida, hospitalidad, hermandad y solidaridad, no se cumplirán con la misma energía y entusiasmo.
He aquí una de las claves del Camino y no solo para los peregrino, también para los hospitaleros ¡todos nosotros!
José Ignacio Galzacorta
Presidente de la Asociación de Irún-Bidasoa.
Hospitalero voluntario.


Del boletín informativo de la Asociación Jacobea Irún-Bidasoa
Engancheminados nº 29
Hospitaleros voluntarios. El Covid. Los albergues. La hermandad.
Fue una decepción; no debería haberlo sido porque basta seguir las noticias cada día para saber que la pandemia no se está dejando vencer. Cuando el domingo 10 de mayo por la tarde, el Ministerio de Sanidad con el de Industria, Comercio y Turismo hizo públicas Las medidas para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-CoV-2 todo empezaba a ser más claro: las medidas a implementar son extremadamente difíciles de poner en práctica en los albergues que Hospitaleros voluntarios atiende. Ya se preveía; es estructuralmente imposible mantener un óptimo distanciamiento social –entre otras cosas-.
Todos sabemos (o deberíamos saberlo) que, cuando se legisla, no se baja a cada posible caso: no hay que rasgarse las vestiduras porque no se hable del Camino de Santiago en los Consejos de Ministros, no somos el centro del mundo. Por eso la norma que es para todo tipo de albergue no ha tenido en cuenta la particular idiosincrasia del Camino y no contempla cómo es la acogida tradicional en el Camino de Santiago, que aboga por la resolución de las dificultades que cada peregrino presente y no por no interesarnos por quien no cumpla con los estándares de salud en cada momento. La importancia de lo que está ocurriendo a nivel mundial no nos permite tratar este asunto con ligereza si queremos ser parte activa del combate contra el Covid19, de tal modo que por ahora, no parece fácil que podamos ser parte del Camino sin garantías.
Estos días empezamos a recibir las impresiones de los titulares de los albergues que atendemos; ninguna es optimista. Van desde “este año no abriremos” a “para nosotros es muy difícil y no sabemos qué hacer”. Ha pasado menos de una semana desde la publicación de las medidas, hay mucho que interiorizar aún pero los peores escenarios se enseñorean del panorama; “lo dejamos para 2021” es también frase recogida.
Hospitaleros voluntarios de la Federación atenderá los albergues que decidan abrir una vez hayan adoptado lo que obliga el Ministerio de Sanidad. Irán hospitaleros sanos, que no estén en grupos de riesgo y que, una vez tengamos claro que la seguridad de los voluntarios está garantizada por el albergue, hayan asimilado fielmente la información y preparación que las personas que atiendan albergues han de tener. Yo, sinceramente, no lo veo nada sencillo.
Pero, sobre todo, lo que pretendemos es servir de acompañamiento a nuestros amigos de tantos años -los titulares de los albergues- que nos permitieron lealmente durante años estar en el Camino y por y para los peregrinos. Queremos estar a su lado por si necesitaran de nuestro leal consejo y opinión en estos tiempos de incertidumbre para el Camino.
También está en la incertidumbre todo lo relacionado con la formación de nuevos hospitaleros. Este año se suspendieron la práctica totalidad de los cursos que estaban convocados en todo el mundo. Cuando en 2021 –Dios y el apóstol lo permitan- convoquemos nuevos cursos habremos tenido que cambiar algunas cosas de las que se explican porque la realidad manda. Abogamos siempre por una acogida donde el contacto físico, mientras se practica la escucha, es fundamental…la pandemia nos ha robado, por el momento, este modo de hacer que no es solo para el bienestar de los peregrinos acogidos sino para confortar el ánimo de los propios hospitaleros.
Quizá sea mejor hacernos a la idea de que este será un año casi baldío, vacío. Y digo casi porque algún aprendizaje estamos sacando de todo esto y no deberíamos caer en la desesperanza. Quienes recibimos los correos de los hospitaleros de todo el mundo, las preguntas de peregrinos que no conocemos o de futuros peregrinos y hospitaleros no podemos decir más que –por ahí fuera- el interés por el Camino y su hospitalidad no decae. Solo necesitamos paciencia y confianza.
Por último quiero enviar un especial cariño y recuerdo a todos los hospitaleros que están en la primera línea en la lucha contra el Covid19. A las personas que limpian en hospitales o residencias de ancianos, centros de salud, a los que lo hacen en las calles; a los conductores de autobuses, taxis y camioneros, a los que trabajan en tiendas o supermercados, a los médicos y las enfermeras, a los dentistas, a los psicólogos, a los militares y a los policías. Porque Hospitaleros es tan universal que tiene profesionales de todas estas ramas entre sus
activos. Como dicen en la tele “no me quiero olvidar de nadie” si lo hice, por favor, disculpadme y sabed que también estáis en este cariño especial para vosotros. A los que habéis sufrido la enfermedad en vosotros mismos o por la cercanía de familiares y amigos enfermos o quizá fallecidos, todos los demás elevamos una oración.
Mantened el recuerdo del Camino y la acogida tradicional vivos en vuestros corazones, nos van a necesitar en algún momento y deberemos “valientes y disponibles”…como siempre fue.


Convocatorias
Curso de canto para hospitaleros
Para mantener el Camino en nuestras vidas, Angelo Pastura y yo, vamos a empezar un curso de canto. Los sábados a partir del 9 de mayo, de 4 a 6 pm (en España e Italia) cantaremos canciones en diferentes idiomas.
Cualquier hospitalero de cualquier parte del mundo está invitado. Si quieres participar, solo tienes que enviarme un correo electrónico a tomfriesen@hotmail.com
Te enviaré la conexión Zoom dos horas antes del curso cada semana.
Los objetivos son aprender y cantar canciones que los hospitaleros pueden cantar con los peregrinos. También queremos disfrutar del tiempo juntos hasta el momento en que estamos cara a cara juntos de nuevo. Si tú tienes una canción en cualquier idioma, por favor envíala y vamos a aprenderla.
Tom Friesen, hospitalero veterano y canadiense
0o):(o0
Durante estos meses de confinamiento un grupo de personas, todas vinculadas al Camino como peregrinos y algunas también hospitaleros, están manteniendo reuniones, formando opiniones, aconsejando, trabajando en definitiva, por el Camino. Hay en el grupo algo fuertemente asentado: la pandemia es la oportunidad que tiene el Camino para revisar en qué se estaba convirtiendo como fenómeno de masas. Hay un serio compromiso en que los valores que adornaron históricamente el Camino salgan a la superficie, no queden sepultados por intereses exclusivamente mercantiles y vuelvan a colocar al peregrino en el centro de todo.
En la www.caminosantiago.org podréis ver alguno de esos trabajos que informan, que nos llevan al Camino a través de imágenes y literatura; se podrá comprobar cómo grupos de hospitaleros y peregrinos saludan a otros colegas a través de simpáticos y emotivos vídeos. Queremos poner a disposición imágenes de temática jacobea curiosas por el tiempo transcurrido y concitar las opiniones de quienes viven –vivamente- el Camino de Santiago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario