martes, 20 de octubre de 2020

Crónicas del Campo Santo, Nº 13. Advirtiendo.


 

Crónicas del Campo Santo Nº 13. Advirtiendo.

Nos están advirtiendo: es posible que el virus SCV-2 haya mutado y nuevos linajes víricos son los causantes de esta "segunda ola" (¿Cómo es posible que un virus artificial en vez de degradarse en el tiempo mute y se refuerce? ¿Alguien me lo puede explicar?)

Al ser un virus del tipo ARN tiene facilidad para mutar, nos afirman los científicos afamados, y afectar a sus propias proteinas, ¿qué ocurre a continuación? Pues que un antiviral o vacuna contra el virus "de primera ola" es ineficaz contra el de "segunda ola"; así, ¡tal cual!. Tan solo si las personas desarrollan anticuerpos rápidamente pueden cerrar la puerta a la entrada de los virus patógenos. Pero, ¡atención!, para que su organismo sea capaz de producir esos novedosos anticuerpos ¡usted ha de ser expuesto al virus!

¿Dónde está el truco de este asunto? Que usted se exponga a la "mínima carga viral posible", tan solo a pequeñas muestras, que le hagan saltar las alarmas pero no lleguen a infectarle fuertemente. De ahí que los sanitarios insistan en la necesidad de utilizar mascarillas en espacios cerrados y lavarse bien las manos con agua y jabón (hidroalcohol en su defecto)

Dicho todo esto en roman paladino: el SCV-2 que padecimos en primavera ha mutado y no es el mismo este otoño. A cuidarse, amigo, pues a mayores de este virus siguen en el aire los de la tuberculosis, gripes y resfriados, bacterias y hongos repulsivos, ¡el paraíso de los hipocondríacos!



En la Cuarta Disolución andan muy, pero que muy, revueltos pues no saben si atender a los requerimientos de la Tercera o a sus lógicas aspiraciones hacia la Quinta. Y así andan la mayoría, de corre, ve y dile, dale que toma, que esta ola en vez de pasar se realimenta y recrece; esto es ya es por demás, aún nos quedan como mínimo otras dos semanas para que termine de pasar la "ola" actual, y ya hay quien pronostica una "tercera ola" cercana.



El fulgor solar va en aumento sin que nadie se de cuenta, tal vez por que ha refrescado en estos últimos días e incluso llueve algo; ya casi parece un otoño de hace 40 años. Entremientras el virus de moda va llegando, inclemente, a residencias de ancianos de los lugares más remotos de la península. ¿Qué misteriosa propiedad tiene este SCV-2 para atravesar valles y montañas hasta los lugares más alejados? Fabero por ejemplo, ¡pero si no había practicamente nadie infectado en todo El Bierzo! ¿Cómo llegó precisamente a esa residencia de ancianos? 

Esto es igual a una influenza, gripe estacional, con una tasa de letalidad de 3 fallecidos sobre 100 infectados, que se ceba con las personas mayores de 70 años, ¡como está sucediendo desde los años 20 del siglo pasado! Alguien tiene que comenzar a discurrir, teniendo la cabeza sobre los hombros no en los pies.



Como no me apetece calentarme la cabeza me voy a andar por la ribera del Torío y en el lugar más estrecho del senderín me topo con ¡1.200 ovejas! Las bajan hacia la ribera del Esla pues ha comenzado a nevar en las montañas de la cordillera. Casi me voy con la mas mansa, ¡me miraba con unos ojitos! Pero el carnero me resopló fuerte al pasar a mi lado y eso me dió que pensar. Continué mi caminar recogiendo semillas de árboles para el Camino de Santiago; algún día, supongo, nos dejarán salir de la ciudad y obscura cueva mental en la que nos mantienen encerrados.



El día que descubrió que cada reloj marcaba una hora diferente decidió emprender un proyecto atemporal. Ni tan siquiera las inclemencias metereológicas intergalácticas le detendrían. Intemporales viajarán por el fabuloso río de las galaxias, Laniakea aguarda y da para muchos juegos y vivencias.



Cosas veredes, amigo Sancho; he visto gitanas en el barrio de San Martín gritando: ¡queremos trabajar! Me tuve que tomar dos chatos seguidos en La Gitana para pasarlo a creer; chacho, ¡cómo han cambiado las cosas! Yo recuerdo a sus padres o abuelos yendo a echar la brea por las calles y carreteras.

Lo nuestro es hacer camino y después... ya se andará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario