domingo, 20 de diciembre de 2020

Crónicas del Campo Santo, Nº 18

 


Crónicas del campo santo Nº 18

Imparable necedad, hoy casi todo es necedad. ¿Alguien se ha parado a pensar para qué han servido los millones y millones de mascarillas que se han vendido en los últimos seis meses? Entonces tampoco dedicarán ni un minuto a discurrir para que servirán los millones y millones de vacunas que se están adquiriendo. La respuesta es obvia.



Los patibularios carceleros que manejan este planeta quieren imponer vacunaciones masivas con un preparado de ARN; al inyectarlo en el organismo provocará, en el mejor de los casos, una infección vírica leve (la reacción del organismo es producir exomas, las reacciones automáticas del ADN de cada persona, y los síntomas serán similares al resfriado común o algo similar) A las pocas semanas ese ARN inyectado se habrá diluido y de nada habrá servido el haberse sometido al ¡pinchazo! Es el ARN, idiotas.



El mujerío, especialmente jóven, se siente ya más animado (¡se están vendiendo bragas rojas para la noche vieja!) Van naciendo los denominados "pandemials" tras un embozado embarazo, felicitaciones. Tan solo sale a alternar los fines de semana (no hay pesetinas) pero aprovechan para estrenar algo de ropa, preciosos abrigos largos, y calzado. ¡Ah! Y lucir mascarillas de diseño. A mí me han regalado una semitransparente, así pues se me puede ver sonreir o cagarme en la... Pero las chonis prime me paran los pies y levantan el ánimo con sus divertidas locuras, ¿queréis parar un poco de cambiaros el color del cabello? Entre eso y el embozo no hay quien discrimine con vosotras.

Gestapos a parte pintan relativamente bien estas próximas fiestas a la espera de la que pueda liar la gripe en enero y febrero; que vaya dos meses pasados nos ha dado.



Se crean polémicas artificiales tipo: monarquía o república para tapar la incompetencia política en gestionar una crisis que podría ser la gran oportunidad ¡las pintan calvas! Para cambiar el paradigma socioeconómico fallido basado en dinero fiat a otro solo hay que ver la raiz del problema: va justo antes del fiat.

¿Cuántos bancos tendrán que quebrar para que se den cuenta? La trampa es el dinero. ¿Usted tiene su propio banco? Privado, sí, ¿no? Pues que sepa usted que hay personas en este mundo que sí los tienen. De su propiedad particular. ¿Usted es uno de ellos? ¿No? Pues entonces tendrá que pagar impuestos, comisiones, declaraciones a hacienda, y otras bagatelas no dignas de mención. Nunca podra salir de la miseria personal y de la comunitaria, pues de seguro que usted vivirá con ese tipo de personas que no son propietarias.

En este país, cuando hace más de cien años se intentó liberar a campesinos y mineros, pescadores y demás grupos de trabajadores se crearon las Cajas de Ahorro y Montes de Piedad. Era una revolución en marcha, iba bien encaminada. Revolución fracasada al día de los corrientes, la superestafa mundial del año 2008 lo tiró todo abajo. Ahora están intentando otra.



De novenario quedamos, se intenta cambiar la máscara de carnaval veneciano con la que se cubren los supremos capitalistas para que el sistema ya no suene a salvaje, asesino y profundamente demente. Para que simule ser equitativo, ecológico, ¡sostenible! Y prodigioso. ¿Es que si no cómo diablos iban a seguir governándonos? Piénselo bien: usted es exáctamente equitativo con un intocable de La India y con don George Soros, por ejemplo. ¿No se lo cree? Pues el nuevo ordinillo mundialillo se lo va a hacer creer, el sistema funciona así, triangulando; la realidad y la riqueza se mueven constantemente, sin parar noche y día. Un problema sin resolver es el por qué esas riquezas constántemente generadas por el... iba a escribir el subgénero humano, pero lo tacho, indefectiblemente van a parar a unas pocas manos. Las de aquellos que tienen sus propios bancos.



¿Hasta cuándo vamos a soportar que nos tengan de novenario?

En días pasados se produjeron masivos movimientos financieros que estuvieron a punto de tumbar completamente la economía de muchos estados, y dejarlos endeudados per secula seculorum en manos de unos fondos buitre, pero algún genio se escapó de una lampara maravillosa y lo evitó. Pero vuelvo a repetir la pregunta: ¿hasta cuándo daremos el fíat a una fuente de estafas continuadas y ruina de las comunidades?

Disfruten de las festividades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario