sábado, 17 de abril de 2021

Crónicas del Campo Santo, Crónica Nº 26

 


Crónicas del Campo Santo Nº 26


Un año tras otro observo, soy constantemente afirmativo en este aspecto, que se sigue confundiendo el comunismo materialista con el espiritual. El orden adecuado es el siguiente: primero el espiritual y después el material, no al revés. Auténticos comunistas son los frailes que están en un monasterio cultivando los campos y compartiendo todo con todos, lo demás es polvo y brozas; todo eso que se intentó a partir de las ideas de Marx y Engels y otros. Fracaso tras fracaso, y siempre fracasarán pues no hay comunión espiritual (como mucho ayuntamiento carnal)

Otro tema sobre el que seguimos todavía muy espesos es el de las Disoluciones, yo lo llamo así pero otras personas lo llaman Densidades; me parece que es lo mismo pero cambiando el punto de vista: de arriba hacia abajo se van creando campos y seres cada vez más densos, de abajo hacia arriba se va logrando eso mismo pero a la inversa y se necesitan como el punto y el contrapunto de un torno mecánico. Un efecto actúa en modo levógiro y el otro en dextrógiro y es la acción de ambos la que produce seres maravillos, como las camareras del barrio húmedo.


Partiendo de la creación de un planeta, este o cualquier otro, en el mundo mineral se da el primer efecto creativo, es por ello que hay tal prodigiosa variedad de minerales de una densidad atómica cada vez más elevada y complejidad estructural (un cursillo básico de mineralogía viene muy bien para visualizarlo y comprenderlo)

De la disolución de los minerales se alcanza el segundo efecto creativo: aparecen las algas y bacterias y el prodigioso mundo de los vegetales.

Un tercer efecto creativo produce los animales (entre los cuales se encuentra el que esto suscribe) Y seguimos con el "solve et coagula" pues una variedad muy curiosa es el bípedo implume, que puede llegar a ser capaz de tener su propio impluso creativo.


Por razones de la especial configuración de este planeta, Terra Mare (nueva denominación oficial) no nos resulta fácil precisamente visualizar a los seres de la cuarta disolución; es por ello que comúnmente hablamos de fantasmas, espíritus, demonios, egregores, cosas de esas que producen las plantas, animales y los humanoides en especial.

A los seres de la quinta disolución comunmente se les ha denominado ángeles; en el budismo tienen otros nombres pero es lo mismo. Después se continúa a la sexta, la séptima, y una disolución tras otra hacia una sutilidad y transparencia mas elevadas en un camino en espiral de ascensión, o en descenso si lo miran desde arriba del todo.

¿A qué viene esta disertación? Pues es algo muy sencillo: si los de disoluciones más elevadas no acuerdan y concuerdan en compartir todo lo que hay en este mundo, y lo mismo para todos, es tontería que los que andamos pisando piedras, y a mi me duelen mucho los pies, intentemos hacer algo comunitario.


Observe usted que escribo comunitario, (como el Mercado Común Europeo) pues a todos, al día de la fecha, lo de comunismo nos suena a Corea del Norte; y eso es algo que yo no deseo en modo alguno. Yo estuve unos días de vacaciones, años 80, en la Rumanía comunista y aquello era un desastre sin paliativos.

Por ejemplo: podrían mostrar los seres de disoluciones (o densidades) superiores a los de 3D las diferencias entre personas "pinchadas" y las que no, que es muy facil y resultaría evidente. En este asunto también soy transparente.

Tienen que aprender a compartir los de arriba para que podamos aprender los de abajo, y explicar las cosas blanco sobre negro y dejarse de subterfugios; si hay bronca contínua en el cuarto piso las consecuencias las pagamos los de pisos inferiores. Y casi siempre la bronca es por tonterías y malos entendidos.


Un ejemplo: la superficie del planeta, de este planeta, Terra Mare, y de todos los planetas de este sistema solar, va a cambiar, se van a producir cambios superficiales (terremotos, volcanes, huracanes, etc.) Sí o también, pues son debidos a la actividad solar.

Este es otro punto donde se confunde la velocidad con el tocino, aún me muestro más afirmativo en este asunto. Una cosa es la contaminación producida por el género humano, que se podría reducir bastante, y otra es la actividad solar, que es imparable. (Ideas de dementes seniles como esa de cubrir la atmósfera del planeta con "polvos" tan solo conducirían a catástrofes extraordinarias. Hagan las simulaciones en los ordenadores y me darán la razón. Esos tipos seniles deberían dedicarse a cuidar de sus mascotas en vez de dar por el saco a todos los terranos con sus terrores nocturnos)

Se puede hacer mucho para reducir la contaminación de origen humano, crear nuevos parques naturales, tanto terrestres como marítimos, pero no podemos evitar la actividad solar; es una gran oportunidad para abandonar rápidamente la quema de combustibles, carbón, petroleo, gas, ¡aprovechando el sol!


Como era de preveer la curva de mortandad en este país ha caído en picado, como ocurre todos los segundos trimestes del año (a excepción del pasado debido al evento Corona, yo lo llamo así) Así pues no sé a qué viene esa cagalitis continuada; ya el año pasado salieron corriendo a comprar papel de vater, ahora hacen largas colas, pasando frío y mojándose, para formar parte en un experimento social ideado por esos tipos seniles y miedicas; otro experimento como el de cubrir la atmósfera y oscurecerla, ¿o no se han dado cuenta?.

Como es de preveer la cagada va a ser monumental, pero allá ustedes. Seguro que aún les queda por casa rollos y más rollos de papel higiénico, ¿verdad?


Me voy a tomar unos chatos por el barrio, hay seres maravillosos que aguardan para hacerle a uno feliz. ¡Ah, y comprar ajos!  Que no se me olvide, muchos ajos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario