viernes, 22 de enero de 2021

Ancestros personales, un estudio de mi ADN personal

 


Descubriendo a mis ancestros familiares.


En semanas pasadas contraté un test de A.D.N. con una empresa británica, LivingDNA; ya me llegaron los resultados y los comparto con ustedes. En antecedentes les expongo que soy el típico español rubio y de ojos azules, con ocho apellidos leoneses, así que nunca tuve dudas sobre mi procedencia. Pero estos modernos test rastrean tus genes miles y miles de años atrás.

Básicamente: soy lo que de niño nos decían Los Celtíberos, esto es: español, español, español; pero con unas notas añadidas, muy curiosas. Vean



Su firma de línea materna pertenece al grupo J1c.


Este haplogrupo surgió en una mujer hace aproximadamente 16.500 años. Aunque no es muy claro, se cree que su línea materna surgió por primera vez en el Mediterráneo oriental y partes del sur de los Balcanes durante el final de la Edad del Hielo.

Es posible que las migraciones se hayan visto limitadas en este momento por el clima severo. Se cree que los portadores de su haplogrupo permanecieron en gran parte cerca de la ubicación de origen hasta el Neolítico (Nueva Edad de Piedra). Para entonces, las poblaciones portadoras de J1c comenzaron a extenderse por el resto de Europa (Hay, 2016). La línea materna J1c se ha asociado con la línea paterna E-V13 y J2b. Es posible que los grupos se mezclaran durante las expansiones neolíticas.




Hoy en día, J1c se encuentra en gran parte de Europa y en bajas frecuencias en el Cercano Oriente. Es más común en Eslovenia, Ucrania, Hungría y Grecia. No se encuentra en ninguna parte en frecuencias extremadamente altas, pero es detectable en un vasto radio en toda Europa.

J1c se ha descubierto en los restos de agricultores neolíticos hasta Anatolia (Mathieson et al., 2015). Esto proporciona evidencia de migraciones de J1c fuera de Europa y muestra la conexión de su línea madre con la expansión de la agricultura.

La Era Neolítica marcó un cambio en la forma de vida de la humanidad de forma indefinida. La agricultura no solo significó un nuevo patrón dietético, sino que formó la base para apoyar a más personas en menos tierra. La gente ya no tenía que buscar y cazar únicamente para sobrevivir.

Estos pueblos migraron milenios más tarde hacia Los Países Bajos y después se dividieron en dos grupos, uno pasó a La Gran Bretaña y el otro hacia La Península Ibérica. Es lo que generalmente llamamos Los Celtas, los que no somos entendidos en la materia.

Esto es por parte de mi familia materna; entre ellos se llamaban Los rubios del Torío, pues básicamente eran un grupo de familias que vivían, desde siempre, en la cuenca de ese río leonés.



Su firma de línea paterna pertenece al grupo R-P312.


R-P312 a veces también se denomina R-S116 o R1b1a1a2a1a2. Es una subrama de la línea paterna R1b, que en sí misma es la línea paterna más frecuente que se encuentra en Europa Occidental (ISOGG 2018). Sin embargo, R1b y muchos de sus subclados (incluida su línea paterna R-P312) no se originaron en Europa occidental, sino más al este. R1b probablemente se propagó desde Asia occidental (Myres et al. 2011) en algún momento después de la invención de la agricultura en el Cercano Oriente hace aproximadamente 10000 años (Balaresque et al. 2010).

Desde Anatolia, es probable que lo llevaran los pastores itinerantes (personas que pastoreaban y se trasladaban con el ganado) hasta la estepa póntica, en las actuales Rusia y Ucrania. Aquí, se formó una cultura protoindoeuropea, que luego ingresó a Europa a través de los Balcanes (Balaresque et al.2010) y alrededor de las costas del Mar Negro (Hay 2018)



 

Así, R1b fue trasladado a Europa durante las primeras etapas de la Edad del Bronce. Una rama de la migración indoeuropea se extendió por Europa occidental, razón por la cual esta línea paterna es tan frecuente aquí hoy. Otras ramas de las migraciones indoeuropeas se extendieron a Europa del Este, y algunas, a través de la meseta iraní, y luego al subcontinente indio. Es por eso que personas de todos estos países comparten la misma familia lingüística hoy.

Una de las principales tendencias en la última década de la arqueología es un enfoque renovado en la importancia de la estepa euroasiática. Una enorme extensión de tierra que se extiende desde Europa del Este hasta Xinjiang, la estepa ha sido durante mucho tiempo pasada por alto como un lugar importante para la prehistoria de la humanidad hasta ahora.



Los recientes avances genéticos, lingüísticos y arqueológicos han revelado que la patria de un pueblo ahora conocido como indoeuropeos se encuentra en los bordes occidentales de la estepa, en la actual Ucrania (Haak et al. 2015). Si te metieras en una máquina del tiempo y viajaras a los primeros días de los indoeuropeos, probablemente no pensarías que están destinados a mucho. Pasaron la mayor parte de sus días siguiendo y cuidando rebaños de ovejas, ganado y caballos a través de los pastizales, y aparentemente no estaban organizados a través de ninguna autoridad central (Bouckaert et al. 2012).

Sin embargo, estas personas, con su inclinación por los carros con ruedas, la poesía heroica y la adoración de un dios celestial paternal divino, se extendieron por Europa y Asia occidental, llevando su idioma y costumbres hasta las costas atlánticas de Francia en el oeste, y el Montañas del Himalaya y de la India en el este (Bouckaert et al. 2015). Se debate mucho sobre cómo y por qué los indoeuropeos tuvieron tanto éxito, pero su legado hoy se puede encontrar en las muchas personas con una línea paterna R1b en Europa occidental (Myres et al. 2011).



Por parte de padre soy también celtíbero, con un 1,4 por ciento de íbero, de ahí que muchos de mis familiares sean de pelo castaño e incluso negro, y también el color de los ojos. Pero tengo un casi un 5 por ciento de genes arios (ya sé que nombrarles así a mucha gente esto le repatea después de las monstruosidades que cometieron los nazis, que de arios tenían cero patatero) En fín indoeuropeos, que de las estepas del sur de Rusia y Ucrania unos marcharon hacia El Tibet y La India; otros hacia la Península Ibérica, y después dieron el salto a Irlanda y después a Escocia.

De aquí provienen los mitos irlandeses como Los Hijos de Mil y otros.

Efectivamente, la misma gente en el noroeste español que en la verde Irlanda y las maravillosas montañas de Escocia.

Ahora entiendo el por qué Sean Connery me parecía genial haciendo de caballero español en la película Los Inmortales. Parecía talmente mi abuelo Manuel El Español. 




Resumiendo: para encontrar a mi mamá ancestral tendría que viajar al norte de Los Balcanes, sur de Los Alpes, y dar con un bellezón similar al de la foto.




No pierdan de vista este detalle: esa gente J1c construyeron las misteriosas Pirámides de Bosnia, ¡mucho antes del Diluvio Universal! Milenios más tarde, ya en la península ibérica serían los que construirían la Cultura Megalítica local.

Que tenía yo mucho de antediluviano era una sospecha que me perseguía. Ya no sospecho, estoy seguro.

¿Qué les ha parecido mi rastreo por los ancestros? ¿Por qué no se anima usted a hacer el suyo? Puede haber sorpresas muy interesantes.


martes, 19 de enero de 2021

Hospitaleros Voluntarios, boletín informativo, enero 2021

 


In memoriam:

Norma Calvo Ibáñez + diciembre de 2020

La noticia del fallecimiento de Norma llegó desde tierras italianas; es lo que el Camino y la hospitalidad procuran, que las noticias de los amigos y compañeros se difunden sin fronteras.

Norma fue una hospitalera dispuesta, de aquellos a los que se puede llamar para las urgencias pero enfermó y sus fuerzas fueron quedando para lo justo. Desde este boletín pedimos una oración por su alma y para el consuelo de su familia.

Milagros Villamor +14 de enero de 2021

Con mucha pena, su marido y también hospitalero José Luis, nos dio la mala noticia del fallecimiento de Milagros. Se complicaron los problemas de un corazón que era pura bondad. Milagros se unió a esto de la hospitalidad un par de años después que José Luis pero desde el momento que dijo que sí formó tándem con su marido y no faltó nunca a la cita con los peregrinos y a los encuentros anuales de Hospitaleros.

Para las dos, para todos los compañeros que nos han precedido, de los que tenemos noticia y de los que no, pedimos una oración por sus almas. Que Dios las tenga en la palma de su mano.

Encuentro anual de Hospitaleros voluntarios 2020. Todos desde casa

Bajo el lema El Camino de la Espera casi 200 hospitaleros de 19 países se reunieron en un encuentro virtual que sustituyó –con éxito- al tradicional encuentro presencial de fin de temporada. En el año en que las plataformas virtuales permitieron que los amigos y familiares se vieran, que las empresas, los colegios o los programas de tv continuaran con sus planes, Hospitaleros hizo uso de estos sistemas para alzar un encuentro masivo de voluntarios. Precisamente la no presencia facilitó que hospitaleros de latitudes lejanas estuvieran presentes. Latitudes y longitudes alejadas de España que abarcaban husos horarios extendidos desde la costa este de Australia y el archipiélago japonés hasta la costa oeste norteamericana, los dos hemisferios que, una vez más, nos puede dar idea de la magnitud que Hospitaleros de la Federación tiene en el mundo.

Aunque estas tecnologías permiten la conversación y la interacción, realmente lo que emocionó a todos los hospitaleros presentes fue la posibilidad de verse durante las horas que duró la reunión, la sensación de sentir que, a pesar de las adversidades que la humanidad y el Camino con ella está pasando, hay fuera de los hogares de cada uno de nosotros compañeros hospitaleros con el mismo anhelo. Los hospitaleros que tras el Encuentro han enviado sus saludos e impresiones coinciden en la alegría por encontrarse una vez más.

A los saludos del presidente de la Federación hay que unir los vídeos grabados por todos los hospitaleros que organizan los cursillos para nuevos hospitaleros en sus respectivos países. Estos vídeos fueron introduciendo a los asistentes en los actos programados pues, con cierta distancia, el esquema seguido fue el de todos los Encuentros incluyendo un tiempo para las reuniones por grupos.

Como excepcional era el año 2020, excepcional fue que algunos de los asistentes eran novatos que, habiendo llegado a tener asignado un albergue no pudieron atenderlo por culpa de la pandemia.

Un emotivo vídeo enviado desde Italia, la lectura de las Conclusiones y de lo que creemos serán los primeros meses de 2021 en el Camino y para Hospitaleros cerraron el Encuentro con el ánimo elevado y presto para ayudar en cuanto sea posible.

Junto a la ilusión por reunirse, por verse en las pantallas domésticas, en los asistentes estaba presente el interés por saber qué va a pasar en 2021 con la actividad de Hospitaleros y por esta razón se leyó el texto que sigue bajo el epígrafe ¿Qué haremos en 2021?:

En la inscripción al Encuentro algunos hospitaleros dejaron patente el interés por saber qué planes tiene Hospitaleros para 2021. También lo preguntan en otros foros porque los ojos de muchos interesados en el Camino de Santiago están puestos en nosotros.

Como los propios gobiernos de nuestros respectivos países, tampoco sabemos qué nos espera en los próximos meses. Hospitaleros tiene asumido que estamos dispuestos a atender a los peregrinos como hemos hecho en algunos albergues durante 2020 pero también es claro que hay que esperar. La aparición en el horizonte de noticias esperanzadoras sobre vacunas contra la COVID-19 nos permite albergar algunas expectativas pero todo está bajo la incertidumbre; las vacunas inmunizan, no curan y se tardará un tiempo en inmunizar a todo el mundo.

¿Podremos ir a los albergues? Tenemos excelentes experiencias de 2020 en los 4 albergues -solo en 4 albergues- que abrieron para atender peregrinos. Todos los demás permanecieron cerrados y en estos momentos no sabemos qué es lo que piensan sus propietarios sobre la reapertura. Este, es un trabajo que se desarrollará adentrado el año y creemos que habrá más albergues que se animen a abrir pero quizá otros decidan esperar aún más. Sin dejar de interesarnos por lo que piensan, por sus temores y necesidades, debemos tener mucha paciencia y no trasladar la presión que Hospitaleros sufre en estos momentos a estos propietarios que tienen, otras muchas responsabilidades. Ellos saben, porque así lo hemos informado, que estamos dispuestos a reabrir, que hemos experimentado ya en otros lugares la acogida que la enfermedad impone y que los resultados han sido buenos.

Bajo esta premisa, ¿cuántos hospitaleros seremos necesarios? Esta es una pregunta que tampoco tiene respuesta ahora y si bien no es preocupante porque Hospitaleros tiene una fuerza de voluntarios como nadie en este ámbito del Camino, lo cierto es que esta incertidumbre es la que, por ahora, cierra el paso de nuevos hospitaleros en la medida que conocíamos hasta ahora.

¿Cuántos nuevos hospitaleros puede “absorber” la organización? Son dos cuestiones las que afectan a la contestación de esta cuestión. Una, cuál es la necesidad de hospitaleros para atender albergues que aún no sabemos si abrirán o no. Otra, es la posibilidad de hacer cursos para nuevos hospitaleros.

¿Será posible convocar cursillos presenciales? Vemos que, de poder hacerlo, habrá que buscar lugares que permitan el distanciamiento en el aula y en los lugares comunes de alojamiento y restauración. Todos los que estáis presentes en este Encuentro sabéis que si algo caracteriza los cursos de Hospitaleros y lo que proponemos en ellos es justo lo contrario de lo que las medidas sanitarias promueven. El distanciamiento no se entiende en Hospitaleros; ni entre quienes atienden los cursos ni cuando acogemos a los peregrinos. Lo nuestro es la acogida de proximidad, con contacto. Por eso, para muchos de los hospitaleros de 2020, ha sido difícil esa parte en la relación con los peregrinos. Quienes nos dedicamos a la organización de los cursillos y su impartición no vemos posible los cursos online porque no se puede transmitir nuestra idiosincrasia desde la soledad de nuestras casas.

¿Cambiarán los contenidos de los cursillos? Una vez más, difícil de responder. Es evidente que mientras no volvamos plenamente a la normalidad, hasta que la COVID-19 sea una enfermedad controlada mundialmente, habrá que seguir imponiendo las medidas de distancia, de prevención, de desinfección y esto, como materia, se agregará al cursillo. Pero -y esto es lo más preocupante- todo lo relativo a nuestro modo de acoger basado en la cercanía y la proximidad física está proscrito hasta nueva orden. ¿Cómo explicar que la escucha y el abrazo son propuestas fundamentales en nuestro estilo de acogida (y parte fundamental del éxito de Hospitaleros en el Camino) y ahora no podemos hacer nada de esto? ¿Servirá solamente buscar y encontrar otro modelo de actuación? Creemos que no. Después de que pasen las fiestas de Navidad, Año nuevo y Reyes habrá que enfrentar esta situación; ver qué es lo que podemos añadir a nuestro curso para que, cumpliendo con las normas sanitarias, siga trasladando a los nuevos hospitaleros que la acogida tradicional en el Camino es posible a pesar de las dificultades porque las actitudes que se esperan de un hospitalero siguen siendo válidas pero hemos de encontrar el modo de sustituir durante un tiempo la cercanía por otros carismas. Quizá alguno de los hospitaleros que lo han sido el año pasado tras el confinamiento haya dado algunas pistas.

¿Nos pedirán a los hospitaleros estar vacunados contra la COVID-19 para asistir en un albergue? ¿Se les pedirá a los peregrinos? Las vacunaciones en España no son obligatorias, según las leyes actuales, por lo que no se pedirá a ningún hospitalero un certificado de que está vacunado, ni tampoco a ningún peregrino que podamos acoger en nuestro tiempo de hospitalidad. Lo que sí aconsejamos altamente es vacunarse para evitar la enfermedad y su transmisión al igual que se hace con otras enfermedades con vacunas que están disponibles en el Sistema de Salud que hay establecido en España. Seguramente muchos de los de peregrinos y los hospitaleros extranjeros llegarán al Camino tras una PCR negativa.

El lema del Encuentro fue El Camino de la Espera. De la espera esperanzada, se dijo. Como ha quedado escrito antes de este boletín, nos toca esperar, nos toca ser pacientes, ser sensatos, disciplinados; nos toca ser muy conscientes del momento que vive el mundo y no echar por la borda los sacrificios que todos estamos haciendo.


Encuentro de Hospitaleros voluntarios

Desde Casa 2020

El Camino de la espera

¿Mientras esperamos, sigue en pie nuestro compromiso con el Camino?

Tras 30 años trabajando por el Camino y los peregrinos.

A la vista de que, tras todos esos años, el estilo de acogida de Hospitaleros funciona y es modelo para otros.

Sabiendo que cada vez son más los peregrinos que quieren participar de este proyecto, creemos que las pautas de funcionamiento de Hospitaleros, nuestros “principios” como Organización, han quedado claramente definidos y que las conclusiones redactadas en el encuentro de Hospitaleros de 2007 en Angosto (Álava) son las que mejor y más concisamente definen nuestro modo de acogida y funcionamiento.

Estas mismas “conclusiones” fueron aceptadas por los hospitaleros asistentes en las sucesivas reuniones anuales, son las que nos han guiado durante el año en curso y seguimos pensando que son válidas para años venideros.

Conclusiones de Hospitaleros Voluntarios 2007

Angosto (Álava)

La voluntariedad encierra un compromiso de disponibilidad y lleva consigo la aceptación de las pautas que libremente acordamos:

Reafirmamos el carácter gratuito del trabajo de los hospitaleros hecho en lugares donde no se cobre por la acogida.

Nos vinculamos a las condiciones reflejadas en la “carta cuestionario” independientemente del albergue donde realicemos nuestra función.

Ayudaremos a promover en el peregrino la reflexión sobre el sentido jacobeo del Camino.

Los hospitaleros procuraremos integrarnos en el lugar donde ejerzamos la hospitalidad.

La acogida será realizada sin ningún tipo de discriminación.

Continuaremos con los cursos de formación: preparación, reciclaje para veteranos, encuentros…

Daremos a conocer nuestra forma de actuar en los albergues.

Por lo tanto, el trabajo de los hospitaleros buscará ante todo el servicio a las necesidades de los peregrinos.

Conclusiones aceptadas por los asistentes a la reunión de Tarazona 2019 para el año 2020 y que queremos que sean nuestra guía de trabajo en 2021 desde el momento en que sea posible volver al Camino.

Año Santo Compostelano

Y llegó el día 31 de diciembre. Los que tuvimos ocasión de ver en la TVG la ceremonia de apertura de la Puerta Santa y pudimos comparar con otros años santos terminamos “con el alma en los pies”. Qué pena daba ver la Plaza de la Quintana tan desangelada, ver el interior de la Catedral con tan pocos fieles…un Año Santo atípico pero Año Santo al fin que no terminará el 31 de diciembre de 2021 sino en 2022.

Mientras todo “se normaliza”, mantengamos la esperanza de volver al Camino como hospitaleros y como peregrinos…volver al Camino y ganar el jubileo.

No hay convocatorias aún

No hay convocatorias de cursos para hospitaleros. No las hay en España para nuevos hospitaleros y, por ahora, no las hay para hospitaleros veteranos.

De los segundos, está claro que debemos hacer un esfuerzo y convocar –siempre on line- algunos para seguir manteniendo viva la ilusión por pertenecer a una organización como Hospitaleros voluntarios del Camino de Santiago. De los primeros, en España no se convocarán mientras no sea patente que vaya a ser necesario para atender los albergues que estuvieran abiertos y siempre que sea posible la reunión.

En otros países –Francia y Los Países Bajos, en estos momentos- se han convocado cursos para nuevos hospitaleros y así se han publicado en la web de la Federación española de AA del Camino de Santiago; desgraciadamente también para los asistentes a cursos fuera de España rigen las mismas difíciles condiciones hasta llegar a ser hospitaleros en España.

Ser hospitaleros en 2021

Sí, acabamos de decir que por ahora, no sabemos si será necesaria la ayuda de Hospitaleros en los albergues este año. Pero precisamente por la situación que estamos viviendo hay que estar prevenidos y tener “de retén” un listado de hospitaleros por si hubiera que pedirles que arranquen temporada, abran albergues, atiendan peregrinos.

Cada año en enero además de ponernos en contacto con los futuros nuevos hospitaleros e informarles del calendario de cursos, se van recogiendo los ofrecimientos de los hospitaleros veteranos. Y eso es lo que os pedimos: que quien así lo quiera puede escribir como cada año a anahosvol@caminosantiago.org ofreciendo su tiempo para ser hospitalero… luego, ya se verá cuánto de necesarios seremos.

Ser peregrino, vivir el Camino

Durante el confinamiento duro que vivimos en España en el fin del invierno pasado y la pasada primavera, un grupo de personas vinculadas al Camino por ser todos peregrinos y algunos hospitaleros, trabajaron para echar una mirada crítica al Camino. Parecía que todos veían la oportunidad que la pandemia “nos daba” para retornar a los valores tradicionales de la Senda. Para ello, se elaboró una encuesta que se envió a todas las asociaciones de amigos del Camino de Santiago de todo el mundo. El trabajo, titulado Ser peregrino, vivir el Camino fue y está siendo muy laborioso y aún queda por redactar las conclusiones definitivas de este trabajo que se puede consultar en el siguiente link de la web de la Federación española de AA del Camino de Santiago:

https://www.caminosantiago.org/cpperegrino/scriptorium/SerPeregrino.asp

Con seguridad lo encontrareis interesante.

Una compilación muy interesante

Desde hace unos días están disponibles en la web www.caminosantiago.org todos los boletines de Hospitaleros voluntarios del Camino de Santiago. Desde el primero de la primera época hasta el último publicado. Tienen interés para todos los hospitaleros que hemos pasado y estamos en este grupo; algunos tienen el interés de lo primigenio, de cuando todo estaba por hacer. Esperamos que esta iniciativa os guste y sirva de regalo de Reyes.

https://www.caminosantiago.org/cpperegrino/hospitaleros/Boletin.asp

domingo, 17 de enero de 2021

Prospectivas asombrosas: Prospectiva Nº 7

 


Prospectiva Nº 7

Siguen y seguirán intentando limitar al máximo la libertad: de expresión pública, de movimiento y el derecho a la intimidad en el hogar. (Este derecho citado en último lugar ya está recogido en el Fuero de León, firmado por el rey don Alfonso V, en el año 1017. Para los españoles es casus belli el derogarlo; contra tiranos es lícito el rebelarse. Ninguna autoridad actual tiene derecho a controlar lo que yo haga en mi hogar y con cuántos me reuna; este es un derecho alcanzado que tiene mas de mil años de antigüedad)

Censura en los medios de comunicación públicos y redes sociales más propios de la época maoista que otra cosa; limitación de viajar de un lugar a otro, a otra provincia, región, estado, con excusas inmorales. Ahora aprovechan lo del covi, después serán otras.




Un terrible experimento están realizando para utilizar al ser humano como ganado, una vez más, e impulsarle hacia la senda de la tiranía y el orden piramidal. Por más que hayan fracasado todos los intentos anteriores los magnates de hoy día impulsan, con sus grandes capacidades económicas, un orden de cosas similar al medieval, tan rudimentario, ¿y cómo? Sembrando miedo y oscuridad, enfriando el espíritu humano, rompiendo las relaciones familiares, sociales, impidiendo las reuniones en los clubes sociales y organizaciones similares, que los niños no vayan a clase y se relacionen con los de su edad y los educadores. La cultura y todas sus manifestaciones se han ido por la cloaca, y los seres humanos ahora somos seres estabulados.

El que no se revele ahora le quedará mas tarde ir a pastar con las vacas al monte.



Uno de los medios que se están utilizando es el llamado Internet profundo, un sistema de propagación de bulos y falsas promesas; el caso es provocar caos en la sociedad, cada día más dependiente de su conexión a las redes ya sean laborales ya sociales. Constantemente están echando noticias falsas y rumores infundados, el caso es tener entretenido pero engañado al personal laboral. 

Eso sí, cada mañana que vayan a trabajar, a producir dinero, riqueza que siempre se irá... a las mismas manos de los de siempre. Son menos de 4,000 personas las que manejan el 99 % de las riquezas de este planeta, los demás somos... esclavos.



Habrá cortes de conexión, cortos y largos, destinados, en teoría, a limpiar ese foso de reptiles, entre-mientras las conexiones sufrirán bajones por mucho que las compañías telefónicas prometan altas velocidades.