sábado, 10 de diciembre de 2011

De Lires a Finisterre por la playa del Rostro

El día amaneció nublado y con una lluvia muy fina que invitaba a caminar. Poca luz pero interesantes contrastes de colores. Salí de Lires sobre las 10 de la mañana porque antes de esa hora apenas se veía gran cosa, os contaré un poco cómo es el camino hasta Finisterre.


Siguiendo las flechas amarillas abandonas la carretera y, por unos preciosos caminos, te internas en aldeas. La primera que pasas es Canosa.

 Después se pasa por Padris y ya se toma un camino que sube un monte a cuya bajada ya intuyes la playa del Rostro entre eucaliptos.

Fue una pena de mañana pues además de la lluvia fina que caía un fuerte viento desde alta mar levantaba la arena e impedía hacer buenas fotos, tenía que cubrir el objetivo constantemente. No obstante me dí un largo paseo por la playa antes de volver a la carretera camino de Finisterre.

La carretera sube un pequeño alto y ya te enfila hacia la ría de Finisterre. Pequeñas aldeas, como la de San Salvador, se ven a un lado y otro de la misma.

Como llovía un poquito y no estaba yo para andar mojándome enfilé por la carretera a toda pastilla hacia Finisterre. La típica foto del peregrino al llegar a la Cruz de Baixar, al final de la playa de Langosteira y entrando en la villa es de las pocas que hice aquella mañana gracias a un peregrino alemán.

Monumento a los emigrantes en Finisterre.

Ya solo me quedaba hacer alguna foto en el puerto aprovechando un rato en que abrió el cielo y paró de llover. El albergue municipal estaba completo cuando llegué y me alojé en O Centolo que además es un sitio donde se come muy bien.

Hasta otra ocasión que pueda volver a recorrer A Costa da Morte.

3 comentarios:

  1. Gracias por compartir y hacerme recordar mi etapa... -bueno yo la hice en sentido inverso-, per tanto monta... monta tanto...

    Ultreia

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir y hacerme recordar mi etapa, -bueno yo la hice en sentido inverso-, pero tanto monta... monta tanto...

    Ultreia

    ResponderEliminar
  3. Confiaba en tener mejor tiempo y hacer un montón de fotos en esta etapa, pero la noche pasada estuvo lloviendo a mares y esa mañana, aunque solo llovía a ratos, no estaba para mucha fotografía.

    ResponderEliminar