domingo, 19 de junio de 2011

De El Acebo a Ponferrada.


Un carro antiguo en Riego de Ambrós, yo estaba para que me llevaran en él, pero tumbado.



Ayer tuvimos una tarde estupenda en El Acebo, se pudo cenar contemplando una preciosa puesta de sol y después dormir con el aire fresquito de la montaña berciana. A primera hora desayunar y comenzar a caminar. Parada en Riego de Ambrós a hacer fotos. La mañana fresca y luminosa invitaba a caminar y también a pararse en cualquier rincón a tomar fotos.







Un largo descenso que machaca las piernas. En Molinaseca paramos un buen rato a la orilla del río a tomar un refresco pues el día invitaba a pasear y descansar. Mucho bicigrino aquella mañana encontré bajando de Foncebadón.



Apenas llegar a Ponferrada y tras encontrar acogida en el albergue parroquial de San Nicolás o del Carmen, una buena ducha y lavar la ropa, pues no tenía ganas de seguir caminando. Después recorrido turístico por la ciudad y comer un estupendo lechazo al horno regado por el mejor vino del Bierzo. ¡O uno de los mejores! En La Capricciosa.
http://lacapricciosa.es/




Pasé la calurosa tarde en el albergue y al bajar el sol, volví a la parte antigua de Ponferrada, a disfrutar de sus caldos estupendos y las tapas de todo tipo que se pueden encontrar hasta la hora de irse al sobre.


Los hospitaleros estaban bastante cansados y alguno totalmente fundido; les ayudé un poco y con uno de ellos terminé tomando vino hasta las 12 de la noche. Una buena cena ¡y a dormir!