viernes, 3 de agosto de 2018

Con la chova: el ruido y la calidad de la transmisión de la información.



La transmisión de la información


La información se transmite de manera natural mediante vórtices, recuerde esto siempre; en la naturaleza, ya sea a nivel cósmico, o molecular, o a nuestra medida va de un lugar a otro mediante vórtices, espirales para que lo comprenda mejor. La señal original del universo, el famoso murmullo del Big Bang, se va alargando y añadiendo el ruido de millones de estrellas y en especial de sus explosiones, lo cual puede parecernos un ruido desagradable al percibirlo.


Ondas gamma, radio, microondas, etc. bañan el universo se mire a donde se mire, o escuche en este caso. Incluso los grandes planetas, tipo Júpiter producen sonido. Llenan de ruido el espacio interestelar, pues aunque no lo parezca estamos en un universo muy ruidoso.


El hidrógeno y el oxígeno de las estrellas primordiales terminaron formando agua, un maravilloso conductor de la información y la base de los organismos biológicos, entre ellos nosotros. El agua en cuanto gana la suficiente energía para abandonar el estado sólido comienza a formar vórtices con gran facilidad pero nosotros preferimos que esté quieta y plana en los recipientes que utilizamos para tomarla, ¡grave error!
Los entes biológicos utilizan variados sistemas químicos para comunicarse entre sí; nuestras células y en especial las neuronas están muy especializadas en ese tipo de transmisión química. Los hongos, las algas y sobretodo los árboles utilizan estos mecanismos silenciosos, libres de ruido, de comunicación. La transmisión es muy pura.


Los animales, y entre ellos nos contamos nosotros, utilizamos el sonido y la comunicación visual especialmente, y aquí entramos en el problema del ruido. Según sea la relación entre la señal y el ruido en la transmisión tendrá mejor o peor calidad. A menor ruido mayor pureza, siempre es así, pues el ruido rebaja nuestra atención personal.
Los humanos de hoy día utilizamos otros medios de comunicación, tecnológicos, por ejemplo mediante hilos. Con un par de hilos trenzados usted podrá tener buena comunicación si mantiene bajo el nivel de ruido del sistema, con doce pares la comunicación podrá ser más abundante claro está. El par trenzado provee la forma vorticial necesaria para la transmisión.


Hay otros muchos modos de comunicación en la naturaleza, por ejemplo los virus, tan fabulosamente autoreplicantes; tal vez por ello desde el origen de la informática se ha utilizado un mecanismo similar para “mejorar” los equipos y programas. Metes ruido en el sistema y una de dos: o revienta o sobrevive de algún modo. Repito: los virus es un gran sistema de comunicación que utiliza la naturaleza, el universo entero está plagado de ellos.


Otro sistema de comunicación son los hongos, los hongos son muy variados y su calidad de comunicación es asombrosa. Se puede saber la calidad de la vida en un monte, en un bosque, cualquier terreno, simplemente observando a los hongos. Nosotros podemos verlo como algo muy sucio pero su transmisión de la información es muy pura; nos dicen a las claras, sobre la superficie, o a las oscuras, bajo tierra, cómo funciona el universo.


Aunque no se lo hayan contado el A.D.N. es un fabuloso mecanismo de transmisión de la información, lo tiene todo en su par trenzado, ¿y si hubiera A.D.N. de varios pares de hilos? Esos entes podrían manejar mayores cantidades de información siempre que…logren evitar el ruido.


¿Comprende usted por dónde voy yo? Es que comienzo a volverme sordo y siempre fui muy musical. ¿Por qué su vida está llena de ruidos y su atención dispersa? La Fuente Original siempre está en emisión pura y transparente, ¿por qué usted no lo está percibiendo con total claridad y una seta o un virus sí?
Recuerde: el tamaño no importa, da igual si la magnitud es cósmica o microscópica o a nuestra medida, la señal es universal y usted existe por ella, de hecho ¡es eso! ¿Por qué no lo percibe?