martes, 9 de octubre de 2018

La luz, otra idea anticuada y equivocada.



La luz, nuestra escasa comprensión de la energía.

¿Nos suben la luz? ¿Cómo puede ser posible? ¿Cómo es posible que todavía en estas fechas aún lea y escuche decir que nos suben la luz cuando se refieren al recibo de la compañía eléctrica contratada? ¿Acaso todo el consumo eléctrico de un hogar se va en iluminación? Eso no era así ni en los tiempos de mis abuelos.
Demasiadas preguntas que se resumen en una respuesta: tenemos que entender lo que es la energía y sus manifestaciones; vayamos con ello. Lo que comúnmente denominamos luz, la luz visible, es un rango de temperaturas que va aproximadamente de los 2.000 a los 10.000 grados de temperatura Kelvin; la energía, en sí misma, nos resulta oscura o transparente, ¿o acaso pueden ver la energía wifi que están utilizando en este mismo momento?


La luz visible se forma por A) enfriamiento, cuando un cuerpo celeste o un gas se enfría hasta los 10.000º K o menos entonces nos resulta visible, es por ello que vemos en el cielo nocturno estrellas y nebulosas. B) por calentamiento, otro cuerpo celeste, una estrella naciente, va adquiriendo energía y al superar los 2.000º K comienza a hacerse visible. Hace unos días se descubrió la luz del hidrógeno atómico rodeando a las galaxias primitivas, en la línea Lyman-alfa; es un brillo invisible que llena el cielo nocturno, nosotros vemos oscuridad entre las estrellas pero esa energía que proviene de las primeras eras del universo está ahí.

¿Nos suben la luz? En cierto modo, pero nosotros seguimos viendo el cielo nocturno interestelar bien oscuro; yo al menos así lo veo. Lo que sí se ha producido es una subida de la temperatura de la luz solar, que se ha ido del color amarillo al verde, y por ello la vemos con ese blanco tan potente, ¡pero no sabemos aprovecharnos de ello!


La velocidad de la luz es una convención científica tomando como referencia el metro y la celeridad de la luz en el vacío (también podían haber tomado como referencia la luz de un cigarro pues nosotros no vivimos en el vacío) pero en el espacio interestelar las cosas no son así, la energía luminosa emitida por una estrella depende de su constitución interna y por ello emitirá una “luz” de un color (temperatura) que indica su energía y su vibración. Cada “luz” de cada estrella es diferente y diversa su celeridad; además cuando esa energía, para nosotros invisible o luminosa, se topa con un fuerte campo electromagnético también sufre variaciones su vibración y celeridad pues se polariza. También los campos gravitatorios ejercen cambios en la energía, sea luminosa o no. Lo que es constante es el flujo de energía (más clara o más oscura) en el universo, lo otro son medidas de laboratorio y humanas convenciones.
La luz no es constante en el universo y en nuestro país su precio tampoco, pues en su mayor parte se obtiene quemando cosas, (¡neandertales!) y seguirá subiendo hasta que seamos capaces de obtenerla de otro modo y en nuestros propios hogares.


Cuando la energía solar choca contra algo material se produce lo que denominamos luz y calor, al subir de nivel esa energía como estamos observando en las últimas décadas en los planetas se producen tormentas tremendas incluso de dimensiones planetarias como está ocurriendo en Marte, (considerando a Marte un planeta, que no lo es) Tenemos que comenzar a discurrir en términos de energía, y dejarnos ya de hablar de luz y oscuridad (¡neandertales!)
Tenemos que aprender a pensar en términos de eficiencia energética y vibración, un ejemplo que haría sonrojarse a Nikola Tesla: ¿por qué nuestros domicilios, donde “nos suben la luz”, siguen funcionando tanto las luminarias como los aparatos eléctricos a 50 o 60 hertzios en vez de a 500 o 600? Con el ahorro de consumo que ello supondría… (¡nean…)


¿Ustedes recuerdan cuando los monitores de ordenador pasaron a funcionar a 100 hertzios y después a 200? ¡Cuánto mejoró la salud ocular de los trabajadores que los utilizaban! Si Tesla levantara la cabeza haría hacer rodar muchas…testas eléctricas. Un hogar cuya corriente eléctrica funcionara a 600 Hz reduciría enormemente su consumo; pasen esa misma medida a empresas de alto consumo eléctrico, ejemplo: las compañías ferroviarias, los llamados AVE, y hagan cuentas como diría Lukito.
Recuerden: la luz es un rango de temperaturas y frecuencias, variando una y otra cosa podemos mejorar la eficiencia energética. Todo aparato que produce ruido o calor es porque está mal diseñado, ese ruido y ese calor son pérdidas, y se pagan en el recibo mensual.
A ver cuándo nos la bajan…
El Sol está en su período de mínima actividad así que a él no le acusen de subida alguna. Ya verán cuando llegue a su próximo período de máxima actividad, nos vamos a enterar. (¡nean…)