lunes, 19 de noviembre de 2018

Sembrando el Camino de Santiago, novena edición, 2018.


El domingo pasado acudimos a la llamada de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León "Pulchra Leonina" para llevar a cabo la novena edición de Sembrando el Camino. Ahí me tienen con el compañero Anselmo felices como perdices después de haber plantado un pino (se te queda esa cara, sí)
Pero vayamos con la actividad.


Nos desplazamos hasta Calzadilla de los Hermanillos, Vía Trajana, donde su alcalde presidente nos estaba esperando para proporcionarnos plantones de árboles y palas para llevar a cabo la "plantá".




Ni cortos ni perezosos nos pusimos enseguida a plantar arbolitos, más que nada por entrar en calor, que estaba la mañana fresca tirando a fría.


Una larga hilera de árboles es el resultado que nos muestra Aurora, a la salida de Calzadilla en dirección a Mansilla de las Mulas. A los árboles del año pasado le añadimos este año otros veintitantos más. En unos años se verá muy bonito, confiemos en ello.



Después nos acercamos al albergue de peregrinos, cerrado, para hacernos la foto de rigor junto al crucero. Por el camino nos encontramos unos seis o siete peregrinos, y en Sahagún otros tantos o más; señal de hay gente caminando en estas fechas. Sudcoreanos y estadounidenses en su mayoría.





Después recorrimos los ocho kilómetros largos que hay hasta Calzada del Coto sembrando semillas al borde del camino, incluso piñas de coníferas llevamos este año. La primera siembra en este tramo se realizó en el año 2012 y ya se ven algunos resultados atravesando la Dehesa de Valdelocajos.
Como había llovido algo en días pasados la tierra estaba blanda y sembramos con facilidad.


Al acercarnos a Calzada del Coto nos encontramos con un pastor y su carea llevando a las churras hacia la dehesa.


Paramos un rato en el bar Xanadú y después nos fuimos a comer a Sahagún.


En el restaurante de La Codorniz nos reunimos unos setenta asociados en una estupenda comida de hermandad. Eso sí, al final terminamos hablando de política, pero pelillos a la mar. El año que viene, si Dios quiere, volveremos a sembrar en el Camino de Santiago.


El año próximo estén atentos a la décima edición de Sembrando el Camino que organiza nuestra asociación. Gracias a todos, Aurora se lo pasó muy bien.