sábado, 24 de noviembre de 2018

Desafiando a la entropía, la vida misma.



La vida desafía a la entropía, intuyamos cómo lo hace: supongamos que existe un efecto anti entrópico en las formas de vida esto conseguiría que cuanto más se practicara con una de ellas, por ejemplo los seres humanos, esta forma se iría perfeccionando aunque todo a su alrededor se fuera deteriorando.
A la vista tenemos un planeta donde los desiertos y las tierras impracticables avanzan imparables pero los concursos de misses o los desfiles de lencería femenina son cada año más espectaculares, ¿o no es cierto?


Cuanto más practiquemos más las mejoraremos. Recuerde esto: la vida desafía a la entropía ¡y la derrota! Y lo hace sin necesidad de máquinas; usted practique.