viernes, 29 de marzo de 2019

Peregrinación a Santo Toribio de Liébana, tercera parte.


Al día siguiente, domingo, con las primeras luces nos levantamos y desayunamos raudos y divertidos. Amaneció un día precioso y daba la impresión de que íbamos a pasar bastante calor.
Dejamos el albergue de Valdebaró para tomar el sendero PR-S 7 y volver a caminar por donde llegamos la tarde anterior.
http://www.valdebaro.es/



Comenzamos a subir algunas cuestas pero con el premio de tener enfrente el Macizo de Ándara, impresionantes el pico Prao Cortés y la afilada arista del Jiso.
Yo he estado allá arriba, les decía a mis compañeros, mirando hacia aquí, y mira tú por donde años después estoy aquí abajo. Y arriba tan solo las águilas.




Siguiendo el sendero de pequeño recorrido pasamos por Camaleño hasta llegar a Los Llanos.


Son subidas y bajadas continuadas pero así vamos cambiando las vistas ora de Los Picos de Europa ora de la Cordillera Cantábrica.
Volvemos a pasar por la casa del tío de las banderas.


Ya tenemos a la vista Mogrovejo, su torreón, bajo la tremenda mole del pico Prao Cortés. Estamos en los Picos de Europa, Cantabria, y las panorámicas son impresionantes.


Desde Los Llanos queda una buena subida hasta el pueblo, pero yo viendo este paisaje, con el Pico Cortés en el centro de la foto, ya me daba por más que satisfecho.
Este pico no lo he subido aún, queda en la cuenta de tareas.


El campanero nos recibe con redobles continuados de la espadaña de la iglesia del pueblo. Maravilloso. 
Ir a Liébana, subir a un pueblo y que nos reciba el campanero con redobles de salutación, que más puedes pedir si eres de León.




Dedicamos un buen rato a recorrer Mogrovejo y admirar su torreón medieval, del siglo XIII al parecer, y las vistas a los picos.
https://www.turismodecantabria.com/disfrutala/que-visitar/213-mogrovejo


Pero toca regresar a Baró, pues aún falta el plato fuerte del día y la peregrinación.


Vamos hasta el lugar de Redo; Peña Prieta, la cima más alta de la Cordillera Cantábrica, nos saluda envuelta en una blanca nube, como deseándonos buena suerte. Vamos a Santo Toribio el pelotón de cazurros en peregrinación, como en los viejos tiempos; solo nos faltan los carros y los bueyes portando hogazas de pan de Castilla, grandes como ruedas. Y mucho chorizo picante. Y cecina. Y la bota de vino.
Bueno, fue algo parecido.


Bajamos a Camaleño y después continuamos por la carretera hasta el camping San Pelayo, por abrevar un poco, que se dice. Pegaba el sol de lo lindo y sobraba la ropa incluso tan de mañana.
http://www.campingsanpelayo.com/
Mañana o cuando se pueda pondré en el blog las fotos de la subida al Santuario de Santo Toribio; muchas gracias por su atención, espero que disfruten viendo estas viejas diapositivas casi tanto como nosotros lo hicimos caminando por Cantabria.
http://www.valledeliebana.info/monumentos.html