lunes, 22 de abril de 2019

El Senderín, abril, 2019.


El Senderín del mes de abril, 2019, ya está a vuestra disposición. En la portada un precioso cuadro de José Luis Rodríguez Tamargo titulado Salas en el Camino. Dedicado al Camino Primitivo.


El editorial de este mes nos recuerda la importancia de la estadística anual que elabora el compañero José Buzzi Gracia. Son los datos ofrecidos por los 14 albergues de peregrinos que hay actualmente en la ciudad, se está construyendo alguno más, y la estimación de las pernoctaciones en pensiones, hostales, hoteles, pisos francos (los denominan turísticos pero son lo que siempre fueron) y otros lugares similares.
Como hay tanto turismo y dejan tanto dinero en la provincia de León la dirección de la Asociación no deja de reclamar a los ayuntamientos que reviertan algo en el propio Camino.




A continuación vienen tres estupendos artículos dedicados a las primeras etapas del Camino Primitivo que ha recorrido la Asociación Leonesa. Autocares a rebosar y un ambiente fenomenal etapa tras etapa por las bellas tierras asturianas.
Les puedo asegurar que la llegada a Salas fue casi apoteósica, que yo estaba allí, y la comida en el Palacio de Merás de imborrable recuerdo.



El esperado artículo de Buzzi, con estupenda infografía, con las estadísticas de las pernoctaciones de peregrinos en la ciudad de León en el año 2018 y aparece el misterio: ¿Se ha reducido el número de peregrinos? ¿Cómo es posible? Si en Compostela la cifra no para de aumentar de año en año, ¿cómo es que en León desciende?
Se sabe que hay personas, repetidoras, que eligen otras rutas como La Plata o el Viejo Camino por la montaña pero es significativo el descenso de las que eligen los albergues al parar en León.
Respuesta: se van a los pisos francos, que lo se yo de buena tinta, de los cuales hay una buena cantidad en el casco viejo de la ciudad.
Por lo demás es interesante comprobar que tras los españoles son los italianos y franceses los más abundantes, pero se nota el auge de asiáticos con más de 5.500 peregrinos. Y los chinos no han hecho nada más que comenzar a enterarse de lo que es este singular Camino español.
Entre los españoles son los catalanes los que ganan año tras año y por goleada al resto de comunidades.
Se estima, así por encima, que fueron más de 100.000 los peregrinos que pasaron el 2018 por la provincia de León, procedentes de más de 100 países. La O.N.U. andante es esto.


Otro artículo que me parece interesante de reseñar es el dedicado a la visita al Museo de la Emigración Leonesa, en especial a México. La Fundación Cepa, creada por los hermanos Cesáreo y Pablo González Díez, muestra el trabajo duro que generaciones de leoneses llevaron a cabo en América y también el agradecimiento al pueblo mejicano por acogerles.



En el artículo mensual de Félix Páramo dedicado a los hospitaleros voluntarios aparece Michael Wallering, profesor de alemán en Barcelona y enamorado del Camino de Santiago, pues lo ha recorrido varias veces.
Dice el buen hombre que lo que más les asombra a los "peregrinos" es cuando les cuenta que el trabajo de hospitalero lo hace sin cobrar, pagando de su bolsillo. Se les quedan los ojos a cuadros.


También un estupendo artículo dedicado a las ruinas de San Antón de Castrogeriz, y su curioso refugio de peregrinos.


Y para finalizar un Alegato, con la venia del perro y el gato. Ángel Herranz pide algo de reflexión a los animales racionales que tanto tiempo y dinero invierten en cuidar de sus mascotas, a ver si pueden dedicar algo, un poquito, a otros "animales supuestamente racionales".
Hasta el próximo número de El Senderín, revista de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León.