sábado, 18 de enero de 2020

Boletín Hospitaleros Voluntarios, enero 2020.


Boletín informativo
Enero 2020

Comienza un nuevo año y como siempre, iniciamos este boletín de enero con la noticia del Encuentro anual de Hospitaleros que tuvo lugar en Tarazona durante el puente de la Constitución y la Inmaculada en diciembre pasado.
Tarazona 2019. Encuentro anual de Hospitaleros voluntarios del Camino de Santiago. COMPROMETIDOS CON LO NUESTRO fue el lema elegido para esta ocasión en la que, por vez primera, repetíamos lugar de encuentro a parte de nuestra querida Compostela. Casi 180 hospitaleros de toda España y de Italia, Alemania, Reino Unido, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Ucrania, Francia y Portugal. En unas jornadas de reunión, encuentros y reencuentros, de visitas culturales, de trabajo y diversión los asistentes participaron en todos los actos preparados, del que destacamos la representación de Don Juan Tenorio en el Camino, de José Ángel Pérez Galán, interpretada en el Teatro de Bellas Artes de Tarazona por el grupo de teatro Los Cómicos de Carretas (como sabéis: hospitaleros de la asociación de Amigos del Camino de Madrid)
Y como hacemos desde hace unos años, las palabras de Pedro Robles, son las que ilustran el ánimo de esos días de amistad y hospitalidad.


COMPROMETIDOS CON LO NUESTRO
Buenos días buenas gentes. Un año más los hospitaleros de HOSVOL nos encontramos reunidos, otra vez, en Tarazona de Aragón, una encrucijada de caminos entre Aragón, La Rioja, Navarra y Castilla y León; todas ellas tierras jacobeas por donde transcurren los caminos hacia Santiago de Compostela y adonde los aquí presentes -comprometidos con lo nuestro- abrimos las puertas de los albergues al peregrino que camina a la Ciudad del Apóstol.
Comprometidos con lo nuestro, es el lema elegido para este Encuentro. Compromiso, deber, obligación, responsabilidad; diferentes palabras que tienen el mismo significado y que encajan como un guante en la mano de la hospitalidad y sus valores, en la figura encarnada por el hospitalero. Porque, nunca lo dudemos, el hospitalero sea cual sea la época que le haya tocado o le toque vivir en el milenario Camino de Santiago, siempre ha sido y seguirá siendo, una figura fundamental en la Ruta de las Estrellas.
Si la esencia de la hospitalidad se condensa en una sola frase del Evangelio según San Lucas (24,13-35): “Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado”, tampoco es necesario relatar mucho más para comprometernos con nuestro deber en el Camino que no es sino el deber de ayudar al peregrino con responsabilidad, dedicando nuestro tiempo, nuestro cariño y nuestra paciencia de manera que el ofrecimiento desinteresado y de ayuda -“Quédate con nosotros”- no sea una frase hueca sino la que nos haga sentir, de corazón y alma, el por qué estamos allí, adonde nadie nos ha obligado a ir sino nosotros mismos.
José María Pemán en El Divino Impaciente dice: “No hay virtud más eminente/que el hacer sencillamente/ lo que tenemos que hacer”. Pues es ese compromiso con lo nuestro, la atención y ayuda al caminante hacia Compostela, nuestra razón de ser como hospitaleros voluntarios y todo ello, hagámoslo, con grandeza de alma.
Como sabéis, el lema que ha recibido el grupo de Organización formado por hospitaleros igual que vosotros, ha sido Pies en el suelo. Somos conscientes que no todo, en la hospitalidad y su desarrollo, es tan fácil como pueda parecer. En uno de los últimos boletines enviados hay un esclarecedor artículo sobre, llamémoslo asi, el envés de la hoja. No es necesario relatar lo ya escrito y publicado. Lo hemos leído y entendido. No todo lo que ocurre convierte la hospitalidad en un vergel dorado.


Una vez más debemos plantearnos todos los que formamos este gran colectivo de Hospitaleros Voluntarios, si tenemos clara conciencia de lo que es la hospitalidad y cual es el motivo, la razón, que nos mueve a dedicar al Camino y sus afanes nuestro tiempo, tan valioso para todos nosotros y el único bien que no podemos comprar. Animémonos a reflexionar un tanto sobre ello, nos hará bien a todos y cada uno de nosotros, no lo dudemos y quizá, entonces, podamos detectar si algún piñón del engranaje que forma nuestra manera de ser, de comportarnos en el albergue -que es la vida misma- necesita un pequeño ajuste. Dice Wilde “El deber es lo que esperamos hagan los demás, no lo que hacemos nosotros mismos”. Procuremos que el deber sea lo que hagamos todos.
Mas seríamos injustos si no dijéramos que muchos, muchos, la amplia mayoría de los que habéis realizado una vez más, algunos por primera vez, hospitalidad que ésta ha sido magnífica. Sencillamente eso, hospitalidad. Lo sabemos y nos llena de harta satisfacción y alegría. El Camino de Santiago atraviesa unos tiempos que no son otra cosa que el reflejo fiel de la sociedad actual. De esa sociedad provienen los peregrinos, los caminantes que recorren los caminos que les conducen a la ciudad compostelana; también de esa sociedad venimos los que hoy somos hospitaleros y antes peregrinos. No ignoramos, que no todo lo que ocurre es lo mejor para el bendito Camino pero mirad, no se gana, absolutamente nada, con una visión negativa de los hechos. Comprometámonos a seguir aportando ejemplo a través de nuestro esfuerzo y dedicación. Ejerzamos una sana crítica, no seamos manifiestamente relativistas sobre lo que ocurre y no olvidemos nunca el humanismo cristiano que preside e impregna nuestra razón de ser.
Como siempre la labor discreta que resulta la más eficaz, nunca es por su propia naturaleza la más vista y sentida. Tened presente lo que ya sabemos. Si la figura del peregrino siempre proyectará una sombra con mochila y bordón, la figura del hospitalero seguirá siendo la de aquél que con su labor callada, su sonrisa, su abrazo y una infinita paz seguirá concitando un gracias y una mirada de cariño por su atención en el albergue. Tampoco es necesario más. Deberíamos estar despojados de oropeles, de pompa y circunstancia pero bien provistos de humildad hacia la labor que dedicamos al Camino, al peregrino.
Poco más, que ya es mucho. De nuevo daros las gracias por el esfuerzo que supone haber llegado esta vez a Tarazona de Aragón. Deseamos de corazón que estas breves horas de apenas los dos días que aquí hemos vivido os hayan sido provechosas para vuestro ánimo y sobretodo que hayan sido vividas con alegría. Mas no seríamos justos y benéficos si no tuviésemos un recuerdo para todos aquellos que por una u otra razón no han podido acompañarnos en este inmenso Seminario Mayor; decirles que han estado presentes. Nuestro más emocionado y cariñoso recuerdo para todos aquellos hospitaleros que emprendieron el Camino hacia los albergues celestiales y que, en mayor o menor número todos hemos conocido. Y ¡cómo no! nuestro recuerdo y buenos deseos para todos cuantos en este momento se encuentran intentando encarrilar su salud, a veces, tan esquiva. Para unos y otros, nuestras oraciones más sentidas. Alguien aquí presente dijo hace apenas dos meses en este mismo lugar: “vivamos el presente, con la alegría y entusiasmo que la vida requiere“. Hagámoslo pues, con la seguridad cierta de que así debe ser. Quién lo dijo sabía bien de lo que hablaba.
Gracias de nuevo por vuestra dedicación y compañía. Gracias por estar comprometidos con lo nuestro. Que tengáis una Feliz Navidad y Año nuevo; que éste os depare una saludable tranquilidad y cuánta dicha os pueda caber en el cuerpo. Desde Tarazona de Aragón, a las faldas del imponente Moncayo con sus nivosas cumbres y los saludables vientos que traen con ellos la paz monacal del vecino y bello monasterio de Veruela: buen regreso a vuestros hogares. Buen Camino en la vida.
Ultreia e suseia. Deus adjuvanos et Sancti Iacobi.
Pedro Robles
Encuentro de Hospitaleros voluntarios,
Tarazona 2019.
Comprometidos con lo nuestro
¿Seguimos comprometidos con esto, que es lo nuestro?
Tras 29 años trabajando por el Camino y los peregrinos.
A la vista de que, tras todos esos años, el estilo de acogida de Hospitaleros funciona y es modelo para otros.
Sabiendo que cada vez son más los peregrinos que quieren participar de este proyecto, creemos que las pautas de funcionamiento de Hospitaleros, nuestros “principios” como Organización, han quedado claramente definidos y que las conclusiones redactadas en el encuentro de Hospitaleros de 2007 en Angosto (Álava) son las que mejor y más concisamente definen nuestro modo de acogida y funcionamiento.
Estas mismas “conclusiones” fueron aceptadas por los hospitaleros asistentes en las sucesivas reuniones anuales, son las que nos han guiado durante el año en curso y seguimos pensando que son válidas para años venideros.
Conclusiones de Hospitaleros Voluntarios 2007. Angosto (Álava)
La voluntariedad encierra un compromiso de disponibilidad y lleva consigo la aceptación de las pautas que libremente acordamos:
Reafirmamos el carácter gratuito del trabajo de los hospitaleros hecho en lugares donde no se cobre por la acogida.
Nos vinculamos a las condiciones reflejadas en la “carta cuestionario” independientemente del albergue donde realicemos nuestra función.
Ayudaremos a promover en el peregrino la reflexión sobre el sentido jacobeo del Camino.
Los hospitaleros procuraremos integrarnos en el lugar donde ejerzamos la hospitalidad.
La acogida será realizada sin ningún tipo de discriminación.
Continuaremos con los cursos de formación: preparación, reciclaje para veteranos, encuentros…
Daremos a conocer nuestra forma de actuar en los albergues.
Por lo tanto, el trabajo de los hospitaleros buscará ante todo el servicio a las necesidades de los peregrinos.
Conclusiones aceptadas por los asistentes a la reunión de Javier 2018 y que fueron nuestra guía de trabajo en 2019.
Convocatorias
En 2020, los cursillos para nuevos hospitaleros en España serán estos:
IRÚN (Guipúzcoa)
28 de febrero al 1 de marzo
LOGROÑO(La Rioja)
13 al 15 de marzo
GRAÑÓN (La Rioja)
27 al 29 de marzo
TERRASA (Barcelona)
17 al 19 de abril
SANTA BRÍGIDA (Las Palmas de Gran Canaria)
8 al 10 de mayo
NAVACERRADA (Madrid)
29 al 31 de mayo
Los cursillos organizados fuera de España pueden consultarse en https://www.caminosantiago.org/cpperegrino/hospitaleros/cursos.asp
Una bonita iniciativa. El Camino Francés en 360º.
Nuestro compañero hospitalero Goyo González expone en el Museo de las Peregrinaciones de Santiago de Compostela una muestra de imágenes panorámicas relativas al Camino y a la Hospitalidad. Esta exposición permanecerá hasta el día 16 de febrero. http://museoperegrinacions.xunta.gal/gl/content/o-cami%C3%B1o-franc%C3%A9s-en-360%C2%BA


PROYECTO DE REHABILITACIÓN DE LA IGLESIA DE ALDUNATE COMO ALBERGUE DE PEREGRINOS EN EL CAMINO ARAGONÉS
A punto de celebrar su XXX aniversario, Hospitaleros Voluntarios del Camino de Santiago (HOSVOL) quiere retomar una antigua tradición que desde entonces viene dando excelentes frutos. Si en su momento colaboramos con nuestras manos y nuestros dineros en la construcción de los albergues de Grañón, Tosantos, Tardajos, Bercianos del Real Camino y Arrés, ahora queremos hacer lo propio en otro lugar del Camino Aragonés: en el lugar de Aldunate.
La diócesis de Pamplona se quiere implicar en este proyecto, convirtiendo la iglesia parroquial de esa localidad en albergue de peregrinos regentado por su párroco y Hospitaleros Voluntarios y que sirva de nexo de unión entre el pueblo y el Camino. Para que cumpla este fin es necesario intervenir en una serie de obras que van desde afianzar su hermosa bóveda hasta construir las dependencias necesarias para atender a los peregrinos que desde Sangüesa o Lumbier se dirigen a Izco y Monreal, camino de Puente la Reina.
Los planos necesarios ya están realizados -obra de nuestro peregrino, “cuasi arquitecto” y sacerdote César González Purroy- falta desescombrar y levantar andamios, paredes, cocina, baños, etc. Para todo ello necesitamos de dos tipos de ayuda: la mano de obra y el capital.
Entre la mano de obra habrá técnicos y profesionales de todo tipo (albañiles, carpinteros, electricistas…) además de la gente voluntaria que pueda y quiera actuar de ayudantes, pinches o simplemente moviendo carretillas, preparando el almuerzo o llevando el botijo.
Sobre la cuestión económica, como se hizo en la construcción de los albergues citados, serán las aportaciones de la gente del Camino las que ayuden a completar los euros necesarios.
Para ello se pone a disposición de quien quiera colaborar una cuenta bancaria -la de la propia parroquia de Aldunate- para hacer los ingresos que se estimen oportunos. Radio Camino, por ejemplo, ha prometido ya una donación; otras, como la CAIXA, han aportado una pequeña ayuda. También se solicitará a los amigos del Camino de Santiago en Estados Unidos -American Pilgrims- un donativo dentro de la campaña de ayudas que realizan anualmente para el Camino de Santiago. Así mismo, esperamos aportaciones de los albergues donde actuamos los Hospitaleros Voluntarios. El arzobispado de Pamplona-Tudela, mostrando su interés por revitalizar el Camino Aragonés y reconociendo la labor de Hospitaleros Voluntarios en el trabajo pastoral que realiza en los albergues por ellos atendidos, va a aportar otra cantidad para este proyecto.
Nº de cuenta CAJA RURAL DE NAVARRA ES94 3008 0042 55 0709068613.
BIC BCOEESMM008 (si fuera necesario) Titular de la cuenta: Parroquia de Lumbier.
Modo de realizar el ingreso de la donación:
.- De forma anónima, poniendo a la hora de realizar el ingreso: OBRAS ALBERGUE DE ALDUNATE.
.- De forma nominal, poniendo a la hora de realizar el ingreso: NOMBRE, APELLIDOS Y OBRAS ALBERGUE DE ALDUNATE
.- Todo aquel que quiera deducirse en su declaración de la renta el importe donado, tendrá un certificado del Arzobispado para presentarlo en su declaración.
Podéis visitar este sitio: https://youtu.be/NkcP0ltY52k
Para conocer la disposición de mano de obra se abre una lista de gente interesada y dispuesta. Estos nos deberán decir cuándo podrían ayudar y si son o no especialistas en alguna de las ramas de la construcción (pintura, fontanería, carpintería…). Sin saber todavía la fecha del comienzo de las obras y para planificar los futuros trabajos damos la dirección de un buzón de correo (e-mail) donde se pueden inscribir los futuros trabajadores de base.
E-mail jorgealberguealdunate@gmail.com
En este correo, se debe de poner el nombre, apellidos y procedencia del interesado en colaborar, para una más fácil organización de los trabajos.
¡A por ello! Gracias y abrazo
Jorge Fernández, Coordinador de este bonito lío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario